Cuando el rey llegó a Silleda en helicóptero

Javier Benito
javier benito LALÍN / LA VOZ

DEZA

MARCOS MÍGUEZ

Don Juan Carlos pilotaba el aparato que aterrizó el día 29 de mayo de 1996 en el recinto ferial de Semana Verde de Galicia, el mayor de todo el noroeste peninsular, para presidir su inauguración

29 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La semilla se había plantado casi dos décadas antes, cuando un grupo de ganaderos y empresarios decidieron aunar esfuerzos para promover una feria que sirviese de escaparate y punto de encuentro para los profesionales del campo. Nacía la Asociación de Amigos da Feira, hoy rebautizada como Asociación Feiral Semana Verde de Galicia. Hablamos de finales de los años 70, con la primera edición del certamen Semana Verde en 1978. Después llegará la constitución de la Fundación Feiral en 1991 y la construcción del macroparque de exposiciones en Silleda. Hoy se cumplen cinco lustros desde que aquellas instalaciones que supusieron un desembolso multimillonario -aún contábamos en pesetas- se inaugurase de forma oficial, para convertirse en el mayor recinto de esas características en todo el noroeste peninsular.

Entre quienes lograron articular el nacimiento de la Semana Verde en 1978 destaca con nombre propio José Maril. Consiguió involucrar a la Xunta para que aquellos galpones de quita y pon de las ferias no muriesen de éxito. Primero para gestar la Fundación Semana Verde y después construir con fondos públicos unas instalaciones únicas en Galicia. En mayo de 1996 estaban en perfecto estado de revista y listas para ser inauguradas. Y Maril tocó sus hilos y recogió, con el aval del entonces presidente de la Xunta, Manuel Fraga, el fruto sembrado. El ahora rey emérito, que había presidido la feria de forma honorífica en 1984 y al que habían entregado la medalla de oro en 1989 en una recepción en el Palacio de la Zarzuela, aceptó la invitación para cortar la cinta del recinto silledense.

La expectación había ido subiendo de grados en Silleda desde semanas antes. Y llegó el 29 de mayo con todas las autoridades casi en formación militar a pie del helipuerto. Aterrizó el aparato y, con muchas caras de estupefacción entre los presentes, el piloto no era otro que el propio don Juan Carlos. Con una sonrisa salía del helicóptero para comenzar a prodigar saludos y permanecer durante unas cuatro horas en el recinto. Supuso todo un impulso para ese proyecto tan ambicioso que el rey presidiese su inauguración.

Antes de su puesta de largo ya se habían celebrado certámenes de contenido específico, además de Semana Verde. Nacía además en 1981 la Lonja Agropecuaria de Galicia, ahora bautizada como Central Agropecuaria. La apertura del nuevo recinto permitió impulsar un calendario ferial multidisciplinar, como destacaban ayer desde la Feira Internacional de Galicia, involucrando a múltiples sectores y empresas de todo el mundo que escogen Silleda como espacio de promoción, negocio y proyección internacional.

Comienzos

Desde aquellos comienzos más vinculados con la ganadería, la agricultura y la alimentación, con salones como Salimat, GandAgro o Galiforest, además de la propia Semana Verde, se fueron organizando otros vinculados al turismo, Turexpo, a la energía con Enerxética o el transporte de viajeros por carretera, como ExpoBus, además del encuentro de nuevas tecnologías XGN Encounter o el ocio infantil con Silleda Park. Pabellones y resto de instalaciones acogen múltiples actos, desde festivales de música a campeonatos deportivos, junto con congresos, rodajes de series o procesos selectivos. Pero ese proceso iniciado hace tres décadas al crearse la Fundación Semana Verde continúa y en el 2022 nacerán dos nuevos certámenes, con Sedesxpo, sobre seguridad, defensa y emergencias, y Aquafuture Spain, de acuicultura.

En el Patronato de la Fundación Semana Verde, encargado del devenir diario del recinto, destaca el papel de diversas consellerías de la Xunta, junto con la presencia de la Diputación de Pontevedra, el Concello de Silleda y la Asociación Feiral, además de empresas. Entre ellas destaca Abanca, incorporada hace seis años como patrocinador oficial o la teleoperadora R. Con motivo de este veinticinco aniversario, el presidente de la institución y vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, destacaba ayer la contribución de las instalaciones al desarrollo de la economía gallega y su utilidad «para numerosos sectores, empresas e profesionais».

El director de la Feira Internacional de Galicia, Ricardo Durán, incidía por su parte en la aportación del complejo al sector primario, «co que está moi vencellado», pero también otros de forma progresiva. Ejemplificó la evolución con los datos del 2013, cuando se contabilizaron seis eventos y 132.500 visitantes, a los del 2019, antes del impacto de la pandemia, con veinticuatro citas y 248.800 asistentes.

400.000 metros cuadrados

Don Juan Carlos I inauguraba en aquel ya lejano 1996 unas instalaciones que ocupan 400.000 metros cuadrados de superficie, con varios pabellones, dos de ellos con más de 10.000 metros cada uno. Dispone de espacios para exposición al aire libre y áreas verdes, además de auditorio con capacidad para 624 personas en el denominado como Centro de Negocios, donde se abría el Museo do Campo e da Mecanización. El paseo central tiene 18.000 metros cuadrados, disponiendo el complejo de un ring verde y un lago artificial.