La hora de las terrazas rurales

La sed de aire libre y la confianza que da el distanciamiento generan un repunte en la hostelería de las parroquias


a estrada / la voz

El distanciamiento interpersonal que impone la nueva normalidad, el buen tiempo y el escaso número de terrazas abiertas en el casco urbano de A Estrada ha traído consigo un repunte de la actividad en los establecimientos de la zona rural que disponen de espacio suficiente para habilitar grandes terrazas.

Es el caso del Mesón O Xarro de Aguións, en A Estrada, que en las dos últimas semanas ha visto ampliarse su clientela habitual. El negocio cuenta desde siempre con una zona de carballeira con algún columpio que hasta ahora se había usado exclusivamente como área de esparcimiento infantil. La terraza habitual, en el frente del local, era mucho más pequeña. Con la entrada en la fase 1 y la posibilidad de abrir al público solo con servicio en terraza, los propietarios decidieron ampliar la suya a la zona de la carballeira. «Abrir só coas mesas de diante non nos compensaba, así que decidimos colocar mesas na zona da carballeira e foi un éxito. Veu moita xente nova que non tiña vido nunca. Moita xente do pobo», comenta la responsable, Rocío Bravo. El negocio cuenta ahora con 16 meses al aire libre que se quedan cortas para atender la demanda. «Sobre todo á tarde-noite estamos a tope. A verdade é que se está moi ben. É un sitio tranquilo, ao fresco, con brisa. É tal cual á beira do mar», subraya Rocío.

Este viernes, con la sorpresiva autorización para abrir el interior de los locales al 40 % en los núcleos de menos de 10.000 habitantes, O Xarro habilitó un par de mesas en el interior. «Non foi ninguén. Con bo tempo, a xente prefire fóra. Ademais, moita xente aínda ten medo. Ven aquí porque é ao aire libre e porque as mesas están case a dez metros de distancia e iso dálle tranquilidade», comenta Rocío Bravo.

Compaginando la atención en la terraza con el servicio de comida para llevar por encargo, el negocio está arrancando con buen pie. «Non podemos queixarnos. Estamos traballando a tope», dice la hostelera satisfecha.

Otro negocio que ha apostado por la terraza es el bar Bodedos, en Valboa (Arnois). El local contaba con un pequeño porche construido, sobre todo, con fines decorativos y convertido en terraza. «Cando veu o do tabaco foi o medio de escape. Antes en Galicia, sobre tono no rural, non se lle daba aprecio á terraza. Cando se prohibiu fumar no interior empezou a ter tirón e agora é o futuro», cuenta el propietario, Paulo Puente. Con la apertura de las terrazas hace quince días, el Bar Bodedos decidió hacer obra para ampliar la suya. «Tiñamos sete mesas e agora pasamos a ter 18, para ofrecer máis espazo fóra e dar gardado as distancias», cuenta. «Temos as mesas ben separadas. O importante agora é darlle seguridade á xente para que disfrute con tranquilidade. Que se sinta cómoda», explica el empresario, que el martes abrirá también el interior con el 40 % de aforo.

 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La hora de las terrazas rurales