El estradense que sabe llenar teatros

Xoque Carbajal ha conseguido hacer de la escena un negocio rentable y lograr el aplauso del público y de la crítica


A ESTRADA / LA VOZ

Nunca imaginó Xoque Carbajal (A Estrada, 1964) que acabaría siendo actor profesional y dirigiendo una de las compañías gallegas de teatro que más producciones distribuye y que más aplausos cosecha. Mucho menos que uno de sus espectáculos, Bernarda, acabaría con cinco nominaciones en las principales categorías de los premios María Casares 2020.

De entrada, Xoque había hecho carrera como fotógrafo. Descubrió la afición a los 12 años, con una cámara que una tía suya había traído de Alemania y que nadie usaba. Un fotógrafo le dio unas lecciones básicas y él se encargó de seguir experimentando. Después vinieron los cursos de formación, los congresos y la apertura del estudio local Fotograma, que funcionó en A Estrada más de una década. La profesión le dio a Xoque muchas alegrías. Como la nominación a los premios Goya de fotografía en los años 1993 y 1995 con sendos trabajos publicitarios. Sin embargo, el estradense acabó asqueado. «Ao final estaba desexando aparcar a cámara. Empecei na fotografía por afección, pero cando a afección se converteu en profesión empecei a deixar de facer o que me gustaba para facer o que me pagaban. Había moitos fins de semana de vodas, bautizos e comuñóns e dinme conta de que non estaba facendo o que quería facer», explica.

Lo salvó de aquella rutina el teatro. Por pura casualidad. «O teatro sempre me gustou, pero nunca pensei en dedicarme a el profesionalmente. De neno, con seis ou sete anos, faciamos teatro en Ouzande. Despois no instituto tamén participaba nas obras e, xa traballando como fotógrafo, empecei a ensaiar cun grupo de teatro afeccionado dunha asociación de Vigo, para matar o gusanillo», cuenta. Aquel grupo acabó disolviéndose y la profesora le sugirió ir a una escuela profesional. «Eu para nada tiña idea de dedicarme profesionalmente ao teatro. Se naquel momento atopara un grupo afeccionado co que seguir facendo teatro probablemente hoxe non viviría disto, pero como non o atopei, por seguir facendo teatro presenteime ás probas de acceso e acabei estudando tres anos na escola Espazo Aberto», explica Xoque Carbajal. «Daquela aínda era fotógrafo e non foi fácil compaxinar. Na escola toda a xente estaba coa idea de vivir do teatro e supoño que esa idea de vivir do teatro se foi instalando tamén en min», cuenta el estradense. «Empecei a tomar contacto coa profesión e empezaron a xurdir algunhas cousas. Como unha pequena participación na película Diario de un skin, na serie Rías Baixas, nas Ultranoites da Sala Nasa...», recuerda.

Compañía propia

Al acabar sus estudios de teatro, en el año 2005, ya veía en el mundillo una posible salida profesional. Por eso, sin miedo a la aventura, se lanzó a montar su propia compañía, Malasombra. «Os primeiros anos aínda o compatibilizaba coa fotografía, pero a compañía foi indo a máis e no ano 2010 xa había bastantes funcións e traballo suficiente como para vivir do teatro. Entón tiven que tomar unha decisión e decidín deixar a fotografía, na que estaba facendo cousas que non me enchían, e orientar todos os meus esforzos cara o teatro», explica Xoque.

Malasombra prepara una ópera rock de gran formato con 14 actores en escena

En la compañía Malasombra, salvo de los asuntos administrativos, Xoque se encarga de casi todo. Lleva la producción, la distribución, ejerce como actor en diez de las trece producciones y es codirector en alguna de las otras. Ahora, además, se está iniciando en la creación de textos con una ópera rock que lleva años en su cabeza y que será el espectáculo más grande montado por una compañía privada en Galicia. Catorce actores y actrices darán vida a esta producción que Malasombra espera estrenar el 28 de enero del 2021.

Además, la compañía tiene dos estrenos pendientes a corto plazo. Uno infantil -A tartaruga Manola- que se estrenará el 19 de marzo en Soutelo y otro para público adulto -Sos-, que debutará el 8 de mayo en Culleredo, sobre dos octogenarios que se ven obligados a compartir piso.

Malasombra ha conseguido mantener en los últimos tiempos una media de ochenta funciones al año. Espectáculos como Go on! suman cerca de doscientas funciones, siguen vivos y, por petición de los programadores, han llegado a representarse hasta tres veces en la misma localidad. Para Xoque Carbajal, el secreto del éxito está claro: idear los montajes pensando en el público. «Apostamos por propostas que poidan encaixar cun sector amplo do público, non para salas alternativas. Que te contraten unha vez é fácil, pero para que te volvan chamar o que fas ten que gustar», explica. Eso y el trabajo profesional y serio son las claves de su buena racha.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El estradense que sabe llenar teatros