Odisea trasoceánica con final feliz en la SD Agolada

Este joven media punta de 22 años superó una grave lesión de rodilla y la burocracia para jugar en tierras dezanas


lalín / la voz

Como a tantos chavales, a Jorge Medina desde chico le gustaba darle patadas al balón. Y logró destacar en su San Lorenzo natal. Pero no piensen en una localidad más o menos próxima dedicada al santo. Debemos dar un salto trasoceánico, ni más ni menos que hasta Paraguay. Allí despuntó en el Mariscal López antes de fichar por el Deportivo Capiatá a los 17 años, de la Primera División del país sudamericano. Hasta los 21 compaginó los entrenamientos del primer equipo -inscrito en una liga equiparable a la Segunda División española- para jugar con los reservas, el B que llamamos aquí, en otra competición.

A esos 21 años llegó entonces una grave lesión de ligamentos y un replanteamiento vital que pone el punto de mira en Galicia, más concretamente en Lalín. En la capital dezana vivían dos de sus hermanas desde hacía tiempo, animándole a recorrer los 9.000 kilómetros que separan Paraguay y España. Hablamos de agosto del 2018, cuando probaba en un entrenamiento con el Berres y un triangular con el Lalín en Allariz, antes de encontrar su casa futbolista en la SD Agolada de la mano de su entrenador, Luis González Pichel.

Este media punta con llegada, que también puede jugar en otras demarcaciones del campo, comenzaba entonces a entrenar con el cuadro dezano en busca de recuperar la forma tras su lesión. Compartió entrenamientos con la plantilla agolense en Preferente, para decidir el club hacerle ficha en la temporada 2019-2020, ahora en Primera Autonómica tras el descenso. Llegaba entonces otra odisea burocrática y administrativa para conseguir los papeles al ser extranjero. Desde el 18 de julio hasta el pasado 20 de octubre, que debutaba con el equipo. Y amenaza con convertirse en pieza clave, titular ya en los dos últimos partidos.

González Pichel elogiaba ayer su calidad como futbolista, aún con matices a perfilar, pero sobre todo su adaptación y su gusto por entrenar. «Su actitud le va a hacer crecer porque es muy completo y polivalente, puede jugar en el medio campo o de media punta, además de tener uno contra uno bastante bueno y velocidad con el balón», elogiaba el técnico dezano a este futbolista zurdo.

Jorge Medina agradece con una mirada las palabras de quien considera «mi padre aquí, incluso fuera de los futbolístico». «Me gusta más este fútbol, más rápido y más técnico, donde tienes que tomar rápido decisiones y tener como máximo tres segundos el balón; yo trato de no complicarme», comentaba el joven paraguayo, quien suele dar más pases de gol que anotar por su posición en el campo. Reconocía que estuvo a punto de tirar la toalla tras tanta espera, pero «Luis me levantó para seguir».

A su llegaba pensó en estudiar en el instituto Laxeiro pero estaba fuera de plazo para matricularse. Con Messi como dios futbolístico, ahora busca un contrato más duradero tras lograr los papeles en lugar de los anteriores trabajos esporádicos. Y sobre todo ganarse un puesto en el once. «No me gusta ser suplente, soy muy competitivo; en los entrenamientos no tengo amigos, fuera todos lo somos, porque nadie quiere regalar un puesto», sentencia Medina.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Odisea trasoceánica con final feliz en la SD Agolada