La población residente crece en las comarcas durante las noches

La salida de personas por motivos laborales y de estudios por el día no se logra compensar con la llegada de quienes acuden a los nueve municipios de la zona


Lalín / la voz

Las estadísticas analizan cada día más parámetros y nos permiten conocer una radiografía poblacional con análisis en ocasiones incluso curiosos. Uno de los últimos informes presentados por el Instituto Galego de Estatística (IGE) permite constatar cuántas personas realmente se encuentran en un determinado municipio o comarca en horario diurno o nocturno, fijándose así la carga poblacional existente. En el caso de Deza y Tabeirós-Terra de Montes esas cifras explican que hay más residentes por las noches que por el día, con flujos en este último caso hacia fuera del territorio de las dos comarcas que no se compensan con quienes llegan. En definitiva, que nos desplazamos de forma significativa por motivos laborales, de estudios o de salud, los tres principales, pero después dormimos en nuestros domicilios.

Por comarcas, en Deza el informe del IGE contabiliza a cierre del 2017 -últimos datos computados- a 42.855 residentes, mientras que la carga poblacional se reduce hasta los 42.474. El motivo no es otro que la entrada de 1.760 personas cada día pero la salida de 2.141, es decir, 381 más que se van de las que llegan en ese tramo horario. Por municipios, en Lalín salían ese año cada día de media 997 personas y llegaban solo 793, con saldo negativo de 204, alcanzando una población residente de 20.933 pero una carga poblacional de 20.729. En Silleda la diferencia negativa entre salidas y llegadas era de 17 personas -504 por 487-, mientras que en Vila de Cruces la diferencia se elevaba a 92 -309 por 217- y a 44 en Agolada -150 por 106-. En el caso de Dozón la diferencia también en negativo se situó en 18 -63 salidas y solo 45 llegadas- y en Rodeiro, fueron 6 -118 frente a 112-.

En una situación idéntica se encuentra Tabeirós-Terra de Montes, donde también hubo menos llegada de personas que salidas según el informe del IGE. Mientras los residentes computados eran 24.320, la carga poblacional los reducía a 23.625 ya que las personas que salían en A Estrada y Forcarei a diario eran 1.482 y tan solo llegaban 787, es decir, 695 menos. En concreto, A Estrada contabilizaba 24.320 residentes, pero su carga poblacional se reducía a 23.625 y en Forcarei eran 3.770 frente a 3.706 respectivamente. Mientras, Cerdedo-Cotobade -que en el estudio se recoge fuera de Terra de Montes- tenía un saldo negativo de 166 personas, con 413 salidas y solo 247 llegadas, con 6.190 residentes, reducido a 6.024 en carga poblacional.

Las principales causas

El principal motivo de que haya menos residentes por el flujo negativo de entrada respecto al de salida en la zona tiene su principal causa en los estudios y el trabajo. Pero con posiciones contrapuestas entre Deza y Tabeirós-Terra de Montes. En la comarca dezana por estudios se reduce población en 357, mientras que en 146 es por trabajo y en 109 por cuestiones sanitarias. En Tabeirós-Montes -sin incluir Cerdedo- por trabajo se «pierden» 319 personas, mientras que por estudios son 195, cruzándose así esas dos variables entre ambas comarcas, situándose en 55 por motivos de salud. En Cerdedo-Cotobade la principal reducción es por trabajo, con 164, mientras 49 corresponden a estudios y 18 a cuestiones sanitarias.

Por el día

El informe refleja que por el día la carga de población en Deza se sitúa en 42.323 personas, con la llegada de 2.246 mientras salen 2.778, lo que supone un saldo negativo de 532. En el caso de Tabeirós-Terra de Montes, sin Cerdedo, son 23.408 las personas durante el horario diurno que están en su territorio, frente a los 24.320 residentes, ya que salen 1.921 y solo llegan 1.009, es decir, 912 menos. En Cerdedo-Cotobade se recorta en 265, al irse 562 en ese horario y entrar 297, con una carga poblacional de 5.925 frente a los 6.190 residentes.

En el horario diurno las causas de esa reducción de carga poblacional repiten las pautas del análisis global, con preponderancia en Deza de motivos de estudios seguido de trabajo y salud, mientras en Tabeirós figura primero la cuestión laboral.

El saldo en Deza se atenúa por trabajo, pero no en Tabeirós-Montes

En el análisis concreto de los flujos de entrada y salida de población en horario nocturno de nuevo se mantiene la tendencia a que llegue menos gente de la que se va, aunque con algún matiz. De Deza se marchaban al cierre del 2017 cada día una media de 866 personas y llegaban 792, es decir, 74 menos. Pero el saldo era positivo en la comparativa por cuestiones laborales, con 15 más que pernoctaban frente a las que no, mientras que por segunda residencia lo hacían 215 y 16 por motivos de turismo. En negativo se situaron los 243 menos por estudios y 77 por temas de salud.

En Tabeirós-Terra de Montes por su parte todos los parámetros fueron en negativo por la noche, con 259 menos residentes, al salir 600 y llegar solo 341. De ellos, 140 por estudios, 49 por salud, 7 por segunda vivienda o 4 por trabajo. En Cerdedo la diferencia fue por contra positiva en 34, 114 salidas por 148 llegadas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La población residente crece en las comarcas durante las noches