Callos con regusto solidario

Más de 300 personas participaron en Couso en una comida a favor de los refugiados saharauis en Tinduf


a estrada / la voz

Las banderas de la República Saharaui volvieron a ondear en Couso (A Estrada). No por cuestiones políticas, sino con afán meramente solidario. La Asociación Solidariedade Galega co Pobo Saharaui tiene en el municipio estradense una de sus secciones más activas. Con Juan Soutelo al frente, el colectivo no se cansa de buscar recursos para paliar el drama que se vive a diario en los campamentos de refugiados de Tinduf (Argelia). «A axuda internacional é cada vez menor. Coa desculpa da crise houbo unha redución das axudas de ata o 70 % e hai moita falta de comida e de medicamentos», lamenta Soutelo.

Para tratar de echar un cable, decenas de estradenses se implicaron en las últimas semanas en la organización de la séptima comida solidaria a favor del pueblo saharaui. Y en torno a 315 personas -con las incorporaciones de última hora el listado final estaba ayer aún sin concretar- respondieron a la invitación solidaria. El menú a base de callos y jamón asado preparado por el cocinero jubilado Albino Bustelo valió la pena. Pero más valdrá todavía el envío de los fondos recaudados a los refugiados saharauis. La organización aún no ha tenido tiempo de echar cuentas de ingresos y gastos, pero se calcula que podrían lograrse en torno a 5.000 euros. «Quero das as grazas a todos os cooperantes. No seu momento daremos conta de todo como facemos sempre», avanza Soutelo.

Envío en diciembre

Para principios de diciembre está previsto un viaje a Tinduf de la Asociación Solidariedade Galega co Pobo Saharaui. Varios integrantes del colectivo visitarán a los pequeños que en verano acuden a Galicia a través del programa Vacacións en paz. El vuelo chárter se aprovechará para hacer llegar la ayuda estradense.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Callos con regusto solidario