Ocho selecciones protestan contra el país organizador del Mundial, pero ninguna se planta

DEPORTES

@DFB_Team

Los capitanes de Inglaterra, Países Bajos, Bélgica, Suiza, Gales, Francia, Dinamarca y Alemania portarán brazaletes LGTBI en Catar

06 nov 2022 . Actualizado a las 10:17 h.

Varias de las selecciones que participarán en el Mundial de Catar han alzado la voz en contra del país organizador durante los últimos meses. Pero de forma tibia. Entre todas las acciones realizadas, Alemania dejó una potente imagen que ya se ha convertido en icónica. En un partido de clasificación para el torneo, los internacionales germanos saltaron al césped, cada una con una letra. En ellas, alineadas, se podía leer las palabras «Derechos Humanos» pintadas en blanco. Un gesto hecho para defender los derechos de los trabajadores que viven en situación de semiesclavitud en Catar.

«El color del luto»

Dinamarca también fue otra de las selecciones que quiso mostrar su disconformidad hacia la situación de Catar. Crearon, de la mano de Hummel, unas camisetas reivindicativas. «Es una protesta con relación a los derechos humanos», explicaron. Para ello, atenuaron todos los detalles de la equipación, incluido el logotipo y el escudo. «No queremos ser visibles durante un torneo que ha costado la vida a miles de personas», dijeron desde la marca deportiva.

La selección danesa lucirá durante su participación en el mundial tres camisetas: una roja (primera equipación), una blanca (segunda) y una totalmente negra (tercera). «El color del luto. El color perfecto. Queremos hacer una declaración sobre el historial de derechos humanos de Catar y el trato que da a los trabajadores inmigrantes que han construido los estadios», concluyó el mensaje.

Después de hacerse público, el comité organizador afirmó que la marca está «trivializando» sus esfuerzos para mejorar las condiciones de los trabajadores.

Brazalete OneLove

Además, los capitanes de ocho selecciones portarán un brazalete para apoyar a la comunidad LGTBI. Inglaterra, Países Bajos, Bélgica, Suiza, Gales, Francia, Dinamarca y Alemania —Noruega y Suecia también se sumaron, aunque no estarán en el mundial— llevarán por los campos cataríes un claro mensaje. El brazalete está adornado con colores brillantes y con la inscripción One Love [un amor]. «Los jugadores en particular no pueden hacer mucho más que hablar sobre esos temas y ponerlos sobre la mesa», dijo el seleccionador inglés, Southgate. «El amor por el fútbol nos une a todos, no importa a quién amamos. Estoy orgulloso de enviar este mensaje», explicó el capitán de Alemania, Manuel Neuer.

A pesar de que la FIFA prohíbe esto y podría imponer una sanción a las selecciones que sigan esta iniciativa, no se echarán atrás. Así lo dejó claro Harry Kane.

Una reacción de España

Tras conocerse esta iniciativa, se buscó una reacción de la federación española. Llegó días después a través de Rubiales: «España no ha rechazado nada, llevará el brazalete de la UEFA con la palabra ‘Respect’». En aquel momento, el presidente anunció que «dentro de poco» habría novedades respecto a esto. A días de que empiece el campeonato, todavía no se han pronunciado.

Iago Muiña: «Caían como moscas, ojalá se sepa los muertos que dejaron»

Pablo Carballo

Hace tres años que Iago Muiña García (Ferrol, 1984), puso el punto final a una prolija carrera como lateral diestro en el balonmano de élite. Tras finalizar contrato en el Puerto Sagunto, y un frustrado intento en Bielorrusia, Muiña aceptó en el 2012 una oferta para jugar en el Al-Rayyan catarí. Allí estuvo casi seis meses, hasta que se rompió la rodilla y regresó a Ferrol.

—¿Por qué se marchó a Catar?

—Había cambiado de empresa de representación, me llegó una buena oferta y la acepté. Yo no era una estrella, más bien un obrero. Me fui por dinero, porque era un egocéntrico, que pensaba en hacerme rico de cualquier manera. Para que veas al punto que podemos llegar los seres humanos de vendernos, llevaba un mes y ya estaba tramitando la nacionalidad catarí para jugar con su selección. A los 20 días de estar concentrado con ellos, me rompí el cruzado. Se me vino todo encima. Me di cuenta de que no valía para seguir allí. Hoy lo pienso y me avergüenzo de haber representado a esa gente.

Seguir leyendo