La Supercopa enfrenta en Córdoba las rachas del Barcelona y la Real Sociedad

P. Ríos COLPISA

DEPORTES

Rafa Alcaide

El equipo de Koeman, en su mejor momento y con Messi inspirado, busca una plaza en la final ante el de Imanol, de bajón en el último mes

13 ene 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El Barça llega a la Supercopa de España en el mejor momento de la temporada. Ha encadenado por primera vez tres victorias en la Liga y lleva ocho partidos sin conocer la derrota (seis triunfos y dos empates), concretamente desde que el 8 de diciembre perdió (0-3) ante la Juventus en la Liga de Campeones cuatro días después de caer en Cádiz (2-1). Entre esos encuentros en los que sumó los tres puntos está el que ganó a la Real Sociedad en el Camp Nou hace un mes, el 16 de diciembre, uno de los pocos en los que ha podido remontar (2-1 en un choque muy igualado. Entonces el conjunto donostiarra, rival este miércoles en Córdoba en la semifinal de la Supercopa de España, atravesaba un buen momento que comenzó a torcerse hasta el punto de que la escuadra de Imanol Alguacil sólo ha ganado un partido desde ese día. Si los de Ronald Koeman han sumado 20 de los últimos 24 puntos posibles, la Real se queda en 6 de 24. Queda claro quién llega más fuerte.

Sin embargo, la Supercopa de España es una isla en la temporada en la que puede pasar cualquier cosa. Tiene gracia, por ejemplo, que se considere favorito al Barça cuando sólo ha completado realmente una semana buena y convincente en este curso repleto de dudas, aunque haya sido en este inicio del 2021. La imagen de la Real Sociedad ha sido mejor desde hace meses, más regular e incluso el pasado sábado dio la cara en Sevilla pese al KO (3-2). Lo que sí ha cambiado respecto a aquel 2-1 en el que Alba y De Jong remontaron antes del descanso el 0-1 de Willian José es la inspiración de Leo Messi. No sólo deportivamente está más acertado, sino que anímicamente es otro: implicado, participativo y hasta sonriente. Afronta el partido tras dos dobletes seguidos que le han servido para liderar el Pichichi.

El argentino quiere quitarse la espina de la semifinal de la Supercopa de España de hace un año en Arabia Saudí, donde se estrenó el formato de final a cuatro. Aquel Barça perdió 2-3 ante el Atlético en un partido que ganaba 2-1 en el 80' con goles de Messi y Griezmann y un gran juego que no se plasmó en el 3-1 porque el VAR anuló un gol a Messi por rozar el balón con la mano de forma involuntaria y casi imperceptible antes de rematar y otro a Arturo Vidal por un fuera de juego de medio milímetro. El equipo colchonero se reanimó y dio la vuelta al marcador. La frustración fue tan grande que Josep Maria Bartomeu, ya expresidente, despidió a Ernesto Valverde sin tener fichado a Xavi Hernández, quien no aceptó el cargo con esas prisas, abriendo la puerta al experimento de Quique Setién que no salió bien en un año maldito por todo tipo de motivos.