Un póker de Giroud al Sevilla certifica el liderato del Chelsea

Pedro Vilches

DEPORTES

Julio Muñoz | EFE

El campeón del mundo francés marcó cuatro goles en el Pizjuán, donde el equipo inglés demostró su superioridad

02 dic 2020 . Actualizado a las 23:08 h.

Con la clasificación para octavos asegurada, el Sevilla quedó relegado de forma definitiva a la segunda plaza de grupo frente a un Chelsea que también tenía garantizado el pase y se confirmó en la primera posición a falta de una jornada. Un póker del campeón del mundo Olivier Giroud certificó el liderato del Chelsea en el Pizjuán, donde el equipo inglés, el que más dinero se ha gastado este verano en Europa, ratificó su condición de candidato y demostró tener una plantilla superior a la hispalense, en un duelo en el que ambos entrenadores decidieron reservar futbolistas y dar oportunidad a jugadores menos habituales. Algunas bajas importantes fueron sin embargo obligadas, como las de Ocampos, De Jong y Vaclík, ya que el portero checo del Sevilla se lesionó en el descanso y debió dejar su puesto al joven Alfonso Pastor, que se llevó nada menos que cuatro goles, todo ellos de Giroud.

En un choque con menos trascendencia de la que habría tenido un encuentro entre ambos equipos en el que hubiese estado en juego el pasaporte y sin pasión por la ausencia de público en el Sánchez Pizjuán, fue Giroud el encargado de destrozar al Sevilla, dar una exhibición y llevarse todo el protagonismo. El delantero centro francés marcó con la zurda -en dos ocasiones, la segunda de penalti-, la derecha y de cabeza para acabar con la racha victoriosa del Sevilla y propinar a los hispalenses una dolorosa goleada que deja tocado al equipo y puede generar ciertas dudas antes de recibir el sábado al Real Madrid en la Liga. Giroud puso la pólvora en un duelo desequilibrado en el que, según Lopetegui, el Sevilla peleaba por «un reto gigante», el primer puesto, pero no solo fue incapaz de competir frente a un conjunto que sigue invicto en la máxima competición continental, sino que acabó siendo vapuleado por Giroud.

Tras su triplete en hora y cuarto de partido, en la recta final fue también el francés quien provocó el penalti que cerró el festival goleador del conjunto de Frank Lampard, que desde el principio se mostró mucho más ambicioso y dominador que el Sevilla, un adversario inferior que se vio muy pronto con el marcador en contra. Aunque el equipo hispalense reaccionó y fue de menos a más durante la primera parte, solo dispuso de una clara ocasión de gol en ese período y, tras el descanso, volvió a dejarse llevar ante un Chelsea más compacto y bastante menos conformista. En el centro del campo el conjunto londinense impuso su poderío y en ataque resultó demoledor con Giroud en estado de gracia dejando en evidencia a la defensa local.