Jorge Prado: «Tengo todo para ser feliz»

El joven piloto lucense, que se montó en una moto por primera vez a los 3 años, admite que el motocrós es peligroso, pero que por eso le gusta


Rápido, rápido. A Jorge Prado (Lugo, 2001) todo le corre prisa. Candidato a ganar el mundial absoluto de motocrós, contesta a la entrevista desde Roma, donde reside con su padre y su novia, en un momento libre de su denso calendario de entrenamientos. Y lo hace a la misma velocidad con la que vive. Aún no tiene 20 años y ya toca la gloria con la punta de los dedos.

-¿Cuánto hace que vive en Roma?

-Casi tres años. El equipo tiene el taller aquí y la pista privada.

-Pensé que estaba en Bélgica.

-En Bélgica vive mi madre, que trabaja allí, y mi hermana, que está estudiando.

-La competición le mantiene lejos de Galicia.

-El año pasado estuve en Lugo, porque tengo a Torre de Núñez como patrocinador y les hice una visita de dos días. Pero en los últimos años, he ido muy poco.

-¿Qué tal va este año el campeonato para usted?

-Superbién, porque el invierno fue muy complicado a causa de las lesiones, así que estar quinto en el campeonato y con opciones al título, es increíble. Llegué a la primera prueba casi sin preparación, sin rodar en la moto. Hice top 10 en las dos primeras y gracias a eso puedo estar ahora con opciones al título.

-Las lesiones de los motoristas siempre implican huesos fracturados. ¿Cuántos se ha roto?

-¿Huesos rotos? Perdí la cuenta. (Piensa un poco). Vamos a ver... Llevo ya cuatro clavículas, un fémur, una tibia, un codo, un dedo y alguna más que ahora no me acuerdo.

-Así que un hueso roto no es nada extraordinario para usted.

-Hombre, no es lo mismo romperse el brazo que romperse el fémur. Cada uno tiene un tiempo distinto de recuperación.

-Seguro que su madre cruza los dedos cada vez que pilota. A las madres no suele gustarle ver a sus hijos sobre una moto.

-A mi madre le gusta lo que me haga feliz a mí. Pero aún a día de hoy le cuesta ver como me subo a la moto.

-Ustedes, los del motocrós, además vuelan.

-En la moto hay muchas disciplinas y el motocrós es la más peligrosa. Seguramente, también nos gusta por eso.

-Como los pilotos de free-style. ¿Le llama la atención eso?

-En esa disciplina se salta y se hacen trucos. Nosotros vamos rápido en la pista, tenemos baches, roderas... Es algo totalmente diferente.

-El miedo no está en la agenda, claro.

-Cada uno adopta el riesgo que quiere. Lo que hacemos, lo hacemos con una cierta seguridad. Yo no voy a iniciar un salto que no voy a poder hacer. Cuando voy en moto no estoy pensando que tengo miedo porque estoy seguro de lo que voy a hacer.

-Eso no exime de los accidentes.

-A veces es culpa de otros; somos 40 pilotos en pista y vamos a gran velocidad. Un mínimo fallo puede suponer una caída y una caída, una lesión.

-Dicen que entrena mucho.

-Este es un deporte muy complicado físicamente. Te exige a nivel técnico encima de la moto y luego tienes que aguantar las carreras. Y eso requiere una muy buena preparación física. Según el momento de la temporada, pero unas tres o cuatro horas no me las quita nadie.

-¿También estudia?

-No, me dedico cien por cien al motocrós. Compaginar estudios, entrenamientos y carreras no es compatible para mí en este momento.

-Viaja mucho. ¿Hace turismo o no le da tiempo?

-Corremos en Argentina, México, Qatar... La mayoría de las pruebas son en Europa pero hay máss en otros continentes. No puedo hacer turismo, aunque me gustaría disponer de algo más de tiempo. El turismo no está en los planes.

-¿Qué edad tenía cuando se fue de Galicia?

-Nos fuimos toda la familia cuando yo tenía 11 años.

-Debió ser difícil, otro colegio, otro idioma...

-Sí, fue totalmente diferente. Pero fue todo para estar donde estoy hoy.

-¿Cuántos idiomas habla?

-Inglés, italiano, holandés y castellano. Estudié un poquito de francés. El gallego me cuesta hablarlo, pero cuando voy lo entiendo todo.

-¿Qué edad tenía la primera vez que se subió a una moto?

-Tres años.

-¿Qué le gusta hacer cuando dispone de tiempo?

-Me gusta sacar el barco, porque aquí estamos cerca de mar. Me relaja mucho.

-¿Tatuajes?

-No me gustan

-¿Celta o Dépor?

-Solo he visto dos partidos de fútbol en mi vida. Uno del Lugo y otro del Real Madrid, pero no me acuerdo ni de cuáles eran los rivales. No controlo nada de fútbol.

-A ver si puede definirse en cuatro palabras.

-Trabajador es una, seguro. Soy bastante feliz... ambicioso y cariñoso.

-Dígame una canción.

-Cualquiera de Elton John. O un reguetón. De Omar Montes, por ejemplo. O Joaquín Sabina.

-¿Qué es lo más importante en la vida?

-Ser feliz. Y yo tengo todo para serlo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Jorge Prado: «Tengo todo para ser feliz»