Un misil vale el PGA para Morikawa

DEPORTES

Kyle Terada

Una soberbia salida en el 16, en un golpe de alto riesgo, alfombra la victoria de un jugador con solo 14 meses como profesional

10 ago 2020 . Actualizado a las 21:40 h.

El Campeonato de la PGA se resolvía en un final tenso que esta vez no llegaba acompañado del eco del público. No había gritos que jaleasen los aciertos ni murmullos para penalizar los errores en Harding Park, el campo de San Francisco donde el golf celebró su primer grand slam después del confinamiento. Con gente en las gradas, se habría sentido algo parecido a un temblor en el hoyo 16. En un par 4 complicado, que el domingo se alejaba a 268 metros de las barras de salida, pero cuya dificultad no la ponía la distancia, sino su delicado diseño, con el green flanqueado por bunkers que quitaron a todos las ganas de atacar la bandera desde la salida, Colin Morikawa decidió jugarse el torneo. Todo o nada en un rincón del campo donde los tres días anteriores él mismo también había sido conservador. Sintió el momento de asumir el juego del riesgo y la recompensa. Agarró el driver y lanzó su bola a 265 kilómetros por hora, hasta dejarla reposando a apenas un par de metros de la bandera. El consiguiente eagle quedaba encarrilado, pero tuvo que descargar la tensión con algo de charla con su cadi. Cuando embocó, alfombraba su victoria en el primer grande de este extraño 2020, en el que el Open Británico no se juega, el US Open encontrará su hueco en septiembre y el Masters de Augusta, con toda la liturgia que debe marcar siempre el principio de la primavera en Georgia, queda para noviembre.

Tercer título

Morikawa solo lleva 14 meses como profesional. Año y pico muy bien aprovechado: tres títulos, incluido un grand slam y un tiempo récord para dibujar una trayectoria fulgurante. Sus tarjetas del sábado y el domingo solo están al alcance de fenómenos de verdad. 65 un día y 64 al siguiente. En realidad, nadie había conseguido dos resultados tan bajos en las dos últimas rondas de un grand slam como el jugador de Los Ángeles afincado en Las Vegas. Ya es el número 5 del mundo y, aunque todo lo que sube baja, no parece que vaya a ser fácil que lo muevan de ahí arriba durante una temporada.

Una docena de aspirantes

Estadounidense de origen japonés, llegó al domingo de su vida en un final apretado. Diez o doce jugadores se podían sentir con opciones de marcharse de San Francisco con el gigante Trofeo Wanamaker que acredita al campeón del PGA Tour. Pero Morikawa iba enlazando aciertos y la dificultad de Harding Park descartaba al mismo tiempo rivales. A dos golpes del campeón finalizaron el inglés Paul Casey y el estadounidense Dustin Johnson.