Esa mirada de «killer», como la de Severiano

Gonzaga Escauriaza

DEPORTES

Aaron Doster | REUTERS

21 jul 2020 . Actualizado a las 09:02 h.

Es un sueño hecho realidad. Suena a tópico, pero adquiere un significado exacto. Hemos hablado de ello, pero no imaginábamos hace muy poco tener otro jugador español número 1 del mundo. Soy sincero al decir que si me lo hubieran preguntado hace pocos años mi contestación sería que yo no lo iba a ver. Así que la felicidad se multiplica. Y la ilusión es doble. Primero por lo que se le pudo ayudar en su formación cuando estuvo en la residencia Joaquín Blume. Y además porque es de agradecer lo que nos ha hecho vibrar. Como muy pocos. Su valentía, determinación, la mirada matadora que tanto nos recuerda a Severiano Ballesteros, de killer, de jugador que solo quiere ganar.

A nivel de golf español seguro que este éxito de Rahm va a suponer un empujón que nos vendrá de maravilla, como el que antes nos dieron Seve, Olazábal, Jiménez o Sergio García. Porque Jon, además, tiene un atractivo sin límite jugando al golf.

Hay jugadores muy buenos que no transmiten, y él es puro imán para el aficionado. Seguiremos encontrando semejanzas entre él y Severiano. Me encanta el respeto que siempre le ha profesado. Jon respeta los legados, se inspira en ellos y en esta caso es innegable que muestra su ambición, la del jugador que quiere hacer uno en un par cuatro.