La vida en alta mar como ejemplo para frenar el estrés del aislamiento

Pensar a corto plazo, orden y rutina son los consejos de un regatista oceánico


pontevedra / la VOz

Antonio Cuervas-Mons, Ñeti, tenía que estar preparándose para una regata que tendría en abril en el Caribe y en mayo en Europa y Estados Unidos. El coronavirus ha trastocado el calendario a este regatista que participó cuatro veces en la Vuelta al Mundo, dos de ellas a bordo del Telefónica, capitaneado por el olímpico Fernando Echavarri, y después en el Mapfre. En casa y reorganizando una vida que generalmente le lleva a estar fuera de Galicia entre 150 y 180 días al año, ha querido dar unas pinceladas de optimismo al confinamiento, comparando esta cuarentena con las largas etapas que ellos pasan en alta mar, en muchas ocasiones de hasta 25 días. «Vivir a bordo es más brutal que estar en casa, aquí hay comodidades, en el barco, no», explica Ñeti unos minutos antes de empezar uno de sus entrenamientos en su casa.

«Es imprescindible tener una rutina diaria, no trastocarla, los regatistas solemos tener la cabeza muy bien amueblada porque estamos en situaciones de estrés continuamente y hay que tirar para adelante», comenta Ñeti, que aconseja tres cosas importantes: rutina, organización y objetivos a corto plazo. «Si cuando me subo al barco pienso que me quedan 28 días por delante, me obsesionó», explica el regatista vigués, muy vinculado a Sanxenxo, donde entrenó para sus primeras competiciones mundiales. Así que las metas no van más allá de cuatro horas vista para hacer más asumible la travesía. Se fija objetivos hasta que cambia de turno y eso le permite no agobiarse con los días que le quedan por delante. Compara esas jornadas en alta mar con estos días que tenemos que pasar encerrados en casa. «Todo esto es fácil decirlo, pero hay que ser fuerte mentalmente. Tengo que enfocar la rutina día a día, en la vela oceánica estamos aislados y en condiciones muy duras, sin Internet, sin ducha, cansados y sin los lujos de tu casa», comenta Ñeti, que junto a su mujer María Muiña ha diseñado una tabla de horarios que esperan cumplir a rajatabla para intentar estar centrados en el día a día sin obsesionarse con el futuro.

Además de las rutinas, el orden es otra de las recomendaciones más importantes. Para no caer en el estrés asegura que determinante vivir en un ambiente ordenado y limpio. «En el barco, si no somos extremadamente organizados podemos acabar cayendo en un estrés muy grande y dejando muy tocado el estado de ánimo», confiesa este regatista, que ha formado parte del equipo preolímpico en el 2006, además de navegar muchos años junto al rey emérito en el Bribón.

Muchas de estas recomendaciones las colgó en Facebook para animar a la gente a que se quede en casa para que esta cuarentena pase lo más rápido posible. Con su mente tan organizada, Ñeti reconocía antes de empezar a entrenar en su casa que «no me da tiempo a hacer todo lo que tengo planeado para estos días».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La vida en alta mar como ejemplo para frenar el estrés del aislamiento