EE.UU. amenaza con no ir a los Juegos Olímpicos si no hay seguridad absoluta de salud

Noruega pide al COI que los Juegos no se celebren hasta que la pandemia esté bajo control


Redacción

El Comité Olímpico y Paralimpico de Estados Unidos (USOPC, por sus siglas en inglés) adelantó este viernes que no habrá atletas de su país en la disputa de los Juegos de Verano de Tokio 2020 si no reciben por parte de las autoridades correspondientes la más completa seguridad para la salud de los participantes.

El anuncio fue hecho por la directora ejecutiva de USOPC, Sarah Hirshland, que junto a la presidenta del USOPC, Susanne Lyons, analizaron este viernes a través de una teleconferencia la posición de Estados Unidos ante la situación que se está viviendo debido a la pandemia del coronavirus que afecta a todo el deporte mundial. «La decisión sobre los Juegos no recae en nosotros. Eso recae en la Organización Mundial de la Salud (OMS), el gobierno japonés y el Comité Olímpico (COI)», sentencio Hirshland. «Pero en ningún caso enviaríamos a nuestros atletas en peligro si no fuera seguro».

Esperanzas

Por su parte, Lyons, señaló que es su «deseo más profundo» que los Juegos Olímpicos de Verano 2020 en Tokio puedan tener lugar según lo programado, pero admite que la organización está planeando una variedad de resultados, dependiendo de lo que suceda con el coronavirus en las próximas semanas.

Lyons y Hirshland, hablaron con los periodistas después de las reuniones que la junta directiva de USOPC mantuvo el jueves. Aunque ninguna de las dos directivas dio detalles sobre los planes de contingencia, el sentimiento parece estar creciendo a nivel mundial sobre un posible aplazamiento de los Juegos debido al coronavirus.

A pesar que el presidente del COI, el alemán Thomas Bach, ha insistido durante las últimas dos semanas en que los Juegos se llevarán a cabo según lo programado. «El COI está considerando diferentes escenarios», declaró Bach el jueves al periódico «The New York Times». Bach fue duramente criticado a principios de esta semana por enviar mensajes contradictorios en una llamada a la Comisión de Atletas del COI en la que les dijo a los atletas que obedecieran las ordenanzas locales, pero que continuaran entrenando como si los Juegos se llevaran a cabo según lo programado.

La salud, por encima de todo

Hirshland intentó simplificar el mensaje para los atletas estadounidenses el viernes, al decir que entendía la posición del COI, pero que lo más importante para ellos era la seguridad de los atletas. «Como estadounidenses en este momento, nuestra prioridad número uno debe ser la salud y la seguridad de todos y detener la transmisión de este virus, punto, punto final», sentencio Hirshland. «Eso no debería entrar en conflicto con las decisiones que alguien está tomando sobre el entrenamiento. No estamos sugiriendo bajo ninguna circunstancia que un atleta comprometa la salud y la seguridad para entrenar».

Por su parte, Lyons reiteró que la comunicación de su organismo con el COI era regular, siempre al más alto nivel, y ambas partes estaban comprometidas en la necesidad de tener más consejos de expertos mientras se le daba a la máxima autoridad olímpica la posibilidad de recopilar los datos que necesitan para que puedan tomar una decisión final.

Mientras que Hirshland insistió que el pensar de los atletas eran su prioridad y admitieron toda la presión que comienzan a recibir por parte de los deportistas que no pueden entrenar y temen por su salud si asisten a los Juegos, aunque estos se diesen sin espectadores. «Esto es y probablemente continuará siendo un trabajo en progreso a medida que el medio ambiente continúa evolucionando», valoró Hirshland.

Momento crítico

Con poco más de cuatro meses hasta las ceremonias de apertura del 24 de julio, los atletas de todo el mundo se encuentran en un punto crítico en el entrenamiento. Algunos, como los de Italia, España, Francia, Alemania y partes de los Estados Unidos, no pueden entrenar adecuadamente debido a las órdenes de permanencia en el hogar de los gobiernos federales y locales.

El USOPC ha cerrado sus centros de entrenamiento en Colorado Springs (Colorado) y Nueva York a cualquier atleta que no sea residente a tiempo completo. También existe el desafío de decidir si enviar equipos y suministros a Japón en preparación para los Juegos, algo que se considera fundamental de cara al rendimiento de toda la delegación de Estados Unidos que será de nuevo la más numerosa e importante del mundo.

«La realidad es que hay problemas en todos los lados lo que crea una ansiedad y preocupación reales entre todos nosotros», admitió Hirshland. «Hay un alto grado de incertidumbre y falta de claridad, y queremos tener claridad tan pronto como sea posible. No sé si hay una respuesta en esto que ayude a todos».

Precedentes

Las Olimpiadas han sido canceladas solo tres veces en la historia: durante la Primera Guerra Mundial (1916) y la Segunda Guerra Mundial (1940, 1944). Nunca ha habido un aplazamiento olímpico. La incertidumbre sobre si habrá un juego se ha sumado a lo que ya es un momento estresante del ciclo de cuatro años para los atletas olímpicos.

La mayoría de los atletas estadounidenses aún no se han clasificado para los Juegos, pero con la situación actual del coronavirus, muchos organismos nacionales de gobierno, como USA Wrestling, han cancelado o pospuesto las pruebas olímpicas. Jacob Pebley, un nadador en el equipo olímpico de 2016, expresó sus preocupaciones en una publicación de Instagram el jueves por la noche y este mismo viernes la Federación de Natación de EE.UU. también envió una carta al USOPC en la que oficialmente le piden que aplacen por un año la celebración de los Juegos de Tokio 2020.

Hirshland argumentó que ha escuchado de varios atletas y que las opiniones son tan variadas como los propios deportistas, porque algunos ven su presencia en los Juegos Olímpicos como su gran y única oportunidad.

Por su parte, el director médico de USOPC, el Dr. Jonathan Finnoff, informó este viernes que no tiene conocimiento de ningún atleta de los deportes olímpicos de verano haya dado positivo al COVID-19. Finnoff confirmó que dos atletas de invierno regresaron de Europa con síntomas del coronavirus y fueron examinados. Una prueba resultó negativa y la otra aún está pendiente.

Noruega pide al COI que los Juegos no se celebren hasta que la pandemia esté bajo control

La Confederación Noruega de Deportes y el Comité Olímpico y Paralímpico (NIF) han pedido este viernes al Comité Olímpico Internacional (COI) que los Juegos de Tokio no se celebren «hasta que la situación de la pandemia esté bajo control», en pos de las múltiples cancelaciones que está causando el COVID-19 en muchas disciplinas.

Así lo ha solicitado el NIF a través de una carta enviada al presidente del COI, Thomas Bach, y en la que ha expresado «su preocupación por la difícil situación en Noruega y en todo el mundo como consecuencia de la pandemia». Igualmente, el NIF ha pedido «información sobre los aspectos clave que conduzcan a la decisión final sobre la celebración de los Juegos».

«Dada la situación visiblemente no resuelta en Noruega y en gran parte del mundo, no es prudente ni deseable enviar a los deportistas a los Juegos hasta que la comunidad mundial haya dejado atrás esta pandemia», ha afirmado Berit Kjoll, presidenta de la Confederación Noruega de Deportes.

Kjoll también ha compartido las preocupaciones sobre condiciones de entrenamiento que habían surgido en la prensa local estos últimos días por el coronavirus. «La preocupación no se basa solo en cómo podría ser la situación en Tokio hasta el verano, sino también en el panorama global por el que debe guiarse una decisión del COI», ha subrayado.

Además ha señalado que, más allá de la decisión del COI, el NIF hará evaluaciones independientes a nivel nacional con respecto a sus propios atletas y a su participación en los Juegos. «La salud y la seguridad prevalecen sobre todas las demás consideraciones y la voz de los deportistas formará aquí una parte importante de nuestra base para tomar decisiones», ha concluido Kjoll.

La parálisis clasificatoria también amenaza los Juegos de Tokio

Iván Antelo

Solo el hockey y el voleibol en pista tienen definidas sus plazas para Tokio y el coronavirus hace casi imposible que se terminen a tiempo los procesos selectivos tal como se idearon

A día de hoy, solo el 57 por ciento de los deportistas que deberían participar este verano en los Juegos Olímpicos de Tokio han logrado la clasificación. Y en este grupo están incluidas aquellas plazas asignadas para un país, pendientes de un selectivo interno o de una convocatoria del seleccionador. Números que asustan, que ponen en jaque la celebración de los Juegos, puesto que no está garantizado que puedan llevarse a cabo los múltiples preolímpicos que hay todavía pendientes de disputar. Esto, unido a la imposibilidad de los deportistas de poder prepararse con garantías durante el período de confinamiento, han llevado a numerosos atletas y políticos a pedir el aplazamiento de la competición. Incluso desde el gobierno español, Irene Lozano, la presidenta del CSD, manifestó la idea de que se posponga el gran evento de este año hasta que el COVID-19 sea erradicado por completo.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

EE.UU. amenaza con no ir a los Juegos Olímpicos si no hay seguridad absoluta de salud