El Lugo solo fichará si da bajas o aparece algún mirlo blanco

Juan Hernández podría ser el revulsivo invernal para los lucenses, que estudian recuperar a Sebas Moyano y Jilmar Torres y romper la relación con Carlos Castro


Lugo / La Voz

El Lugo se convirtió la pasada temporada en uno de los grandes animadores del mercado invernal del fichaje, incorporando a futbolistas que resultaron decisivos para apuntalar la plantilla y lograr la salvación como Manu Barreiro, además de dar salidas. La actividad durante un mes del secretario técnico, Emilio Viqueira, que curiosamente fue cesado apenas unos días después de cerrarse el mercado, fue frenética, para completar una plantilla con la meta de lograr la permanencia.

Esta temporada la situación todo indica que será opuesta. El club, tal y como trasladó el nuevo responsable de la parcela deportiva, Manuel Mandiá, no está dispuesto a realizar grandes dispendios en la campaña invernal y solo fichará si hay salidas o si aparece algún jugador apetecible que encaje en las modestas posibilidades económicas de los rojiblancos. Las palabras de Mandiá las suscribió el nuevo entrenador, Curro Torres, quien repitió en varias ocasiones en su presentación que estaba más que satisfecho con la composición actual de la plantilla.

Cesiones y recuperaciones

Con estas premisas, los rojiblancos optarán por buscar alguna cesión o recuperar a algún jugador cedido que consideren capacitado para volver. El que podría estar cerca de llegar al Ángel Carro es Juan Hernández. El celtista ya había llegado a un acuerdo el pasado verano para venir a la entidad que preside Tino Saqués, operación que únicamente se frustró por las dudas que surgieron en el reconocimiento médico cuando el club estaba a un paso de anunciar oficialmente la incorporación de un futbolista que consideraban básico para el equipo.

El extremo dejó atrás el calvario de la lesión que le apartó de los campos durante más de un año y el interés del Lugo se reactivó y podría ser el gran refuerzo del mercado invernal.

Otro refuerzo que podría llegar es el de Sebas Moyano. El futbolista ya pertenece a la entidad lucense al ser comprado por Tino Saqués en una operación de futuro en la que el dinero del fichaje sirvió al Córdoba para ingresar un dinero que le permitiera participar en la competición. El joven extremo, que fue internacional con España su-17 y sub 18, iba a llegar a Galicia el próximo verano, pero podría adelantarse su llegada.

La tercera incorporación también podría ser la de un futbolista cedido, en este caso la del hispano colombiano Jilmar Torres, actualmente en las filas del Andorra de Gerard Piqué. El joven lateral izquierdo está siendo titular en el cuadro del Principado tanto en la competición liguera como en la copa y su crecimiento no pasó desapercibido para los lucenses, que podrían adelantar su vuelta en las próximas semanas para apuntalar la banda izquierda uno de los puntos en los que tienen algún problema.

La noticia más positiva para el cuadro que prepara Curro Torres durante las próximas semanas será el más que posible regreso a los terrenos de juego de Hugo Rama. El delantero ya está prácticamente en condiciones de jugar tras recuperarse de la grave lesión que padeció a finales de la pasada temporada en la promoción de ascenso y su alta supondrá un gran alivio para el ataque rojiblanco.

Posible baja

En lo que compete a las bajas, la que cada vez toma más cuerpo es la de Carlos Castro. El delantero asturiano apenas ha contado con minutos hasta el momento y hay varios clubes interesados en sus servicios. El que parece que tiene más papeletas es el Cartagena, uno de los grandes de Segunda B que quiere lograr el ascenso y que acaba de incorporar a Borja Jiménez, entrenador que también quería el Lugo y que recaló en el cuadro cartagenero hace unos días.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Lugo solo fichará si da bajas o aparece algún mirlo blanco