No siempre gana Alemania


El fútbol ha cambiado tanto que ya no siempre gana Alemania, aunque siga habiendo once protagonistas por bando. Ahora, incluso, la tradicional rudeza germana se ha transformado en una cierta sensibilidad; su fútbol, quizá influido por el influjo que sobre Löw ha ejercido la revuelta de los bajitos, se permite una pausa de vez en cuando, es capaz de moderar sus tradicionales impulsos de arrasar al rival. Pero ya no siempre gana. Sucedió ayer en el Allianz de Múnich, pero lleva pasando unos cuantos años. El Bayern, el tradicional ejemplo de la constancia y el empuje, se adelantó en el marcador y dejó pasar el tiempo como si enfrente estuviera un cualquiera. Pero el Madrid no es un cualquiera, es el campeón de tres las últimas cuatro ediciones, un conjunto capaz de pasar en segundos de sentirse asediado ?como en el primer tiempo? o de atrincherarse cuando toca ?en la segunda parte? y de resolver el partido en dos contras. Un inesperado botín, aunque el recuerdo de la Juve es demasiado reciente como para fiarse.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

No siempre gana Alemania