Diego López, la pesadilla gallega de Messi desde los once metros

«Me tiré a la izquierda porque es donde Messi ha lanzado más estadísticamente», aseguró el portero

.

No está siendo una temporada fácil para Diego López (Paradela, 1981). Retrasó una operación -tenía una bursitis en la rodilla derecha- para ayudar a su club, el Espanyol, en la parte final de la temporada pasada; y se perdió toda la pretemporada, los primeros partidos de Liga y, cuando estaba listo para recuperar la portería perica, se encontró con que Quique Sánchez Flores prefería a Pau López como titular.

«Lo que yo tuve el año pasado fue serio, una infección. Me he jugado literalmente mi pierna y mi carrera. Estuve al pie del cañón para ayudar al equipo. No miré mis intereses, miré los del club. Y todo derivó en una situación que al final me ha perjudicado. Lo di todo y las circunstancias han sido las que han sido. Ahora no me queda otra que darlo todo», explicaba hace unos meses.

Y eso fue lo que hizo. No rendirse. El miércoles, aprovechó el partido de Copa del Rey contra el Barcelona para reivindicarse y demostrar que debe ser el portero del Espanyol. Se multiplicó para dejar la portería a cero e incluso le detuvo un penalti a Messi. El segundo que le para a lo largo de su carrera -el primero fue en el 2007, con el Villarreal, también en Copa-. Es el primer guardameta que le detiene dos penaltis al crac argentino. Un futbolista que solo ha fallado 19 de los 86 lanzados (75 % de acierto).

El meta gallego lo tiene perfectamente estudiado: «Me tiré a la izquierda porque es donde Messi ha lanzado más estadísticamente», reconoció ayer. «De todas formas es complicado, Leo es impredecible, porque los ha lanzado prácticamente a todos los sitios. Los últimos dos penaltis que me lanzó lo hizo a la izquierda e intenté aguantar lo máximo posible para despistarle», agregó.

Ahora, se le abre otro escenario. Pau López no se decide a renovar y parte de la afición pide que sea él el titular. «No pienso en reivindicarme. Todo el mundo me conoce, llevo muchos años en la élite e intento hacer mi trabajo. Tengo la conciencia tranquila», respondió.

Ahora, la patata caliente la tiene Quique Sánchez Flores. El sábado reciben al Sevilla y el próximo jueves visitan al Barça, en la vuelta de la Copa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Diego López, la pesadilla gallega de Messi desde los once metros