Lucas y Aspas, los colosos del derbi

Mientras el deportivista busca su mejor versión, el Celta depende de la genialidad de su canterano

Lucas Pérez y Iago Aspas protagonistas del derbi gallego
Lucas Pérez y Iago Aspas protagonistas del derbi gallego

a coruña / la voz

O noso derbi también es el de sus símbolos. O noso neno se enfrentará a o noso mago en un duelo que marcará buena parte de la suerte del choque de mañana (18.30 horas, Gol) en Riazor. Porque Lucas es a A Coruña lo que Aspas a Vigo. Nadie entiende mejor las raíces de esta rivalidad, de cómo se viven estos partidos dentro y fuera del campo o de cuánto se pone en juego en un derbi que sus hijos pródigos, aquellos que primero se pintaron con sus colores en la grada, luego triunfaron una vez y han vuelto a casa. Porque ¿qué hay más genuinamente deportivista o más auténticamente céltico que un derbi? Solo estos partidos, donde se exalta por igual aquello que une y separa a los dos principales equipos de Galicia, alcanza su máxima dimensión aquello que Lucas y Aspas representan. Quizá no resulte tan fortuito que justo cuando el coruñés probó la aventura de la Premier, el coloso del Celta se destapó con sus mejores partidos contra el Dépor. Autor de tres goles en los dos últimos (incluido el del 0-1 de la pasada temporada), podría convertirse en el primer goleador de tres derbis seguidos desde Tristán, capaz de marcar en los cuatro que jugó entre el 2002 y el 2005.

Lucas: «El alcalde de Vigo que se preocupe de que no se le inunde Balaídos todos los años»

LA VOZ

A la hora de hacer un prónostico del partido, Lucas remarcó que «el derbi lo van a marcar los duelos individuales»

Apenas dos días para suene el pitido inicial en Riazor por el derbi gallego y el ambiente se va caldeando un poquito más cada día. Hoy el turno en sala de prensa ha sido para Lucas Pérez. El delantero blanquiazul no tuvo reparos en contestar a las declaraciones del alcalde de Vigo, Abel Caballero que, tras inaugurar una pantalla en una plaza de la ciudad olívica afirmó que «aquí podremos ver el 0-3 del derbi en Riazor». El delantero de Monelos le espetó al regidor vigués «que se preocupe de que no se le inunde Balaídos todos los años y de que no se le vaya el Celta de la ciudad».

Seguir leyendo

Llega al alza, desde luego. Acaba de recibir el premio Zarra al máximo goleador español de la pasada campaña (19 en Liga, a los que hay que añadir 2 en Copa y 5 en la Liga Europa) y lleva nueve (otro en Copa y dos asistencias) en esta, solo superado por Messi y el valencianista Zaza. En su importancia en el rendimiento del Celta, que ha marcado 27 tantos esta temporada, no parece influir ni que en alguna ocasión ha partido desde la banda derecha del ataque, ni la explosión del uruguayo Maxi Gómez (7 dianas). Lucas, en cambio, completa los cuatro primeros meses de competición con más dudas. Lleva 4 (a los que hay que añadir otro en Copa) de los 18 goles de su equipo y ha brindado una asistencia, pero todavía se encuentra lejos de las expectativas generadas y el descomunal esfuerzo que costó su regreso. Sobre todo se echa en falta su olfato en el área, aunque siguen intactos el hambre de sus carreras y un carácter indomable. Nadie duda de que volverá, por más que otro retornado, como Adrián, sí parezca haber dado ya el paso adelante que también se le exige a él. El asturiano, volcado a la banda izquierda, acumula dos goles y una asistencia en los dos últimos partidos del Dépor en casa.

Porque si hay alguien a quien identificar con el sentimiento de un equipo ahí está Lucas, por más que nunca militase en sus categorías inferiores. Antes bien, el siete deportivista se forjó a sí mismo durante un largo peregrinar que lo llevó a Ucrania o a Grecia, pero que finalizó en A Coruña, tal y como él había soñado tantas veces. Apasionado en todas sus expresiones, el goleador callejero, de 29 años, vive con el corazón en una mano y el balón en la otra. Llegó a marcar 17 goles hace dos temporadas, justo antes de que el Arsenal pagase 21 millones de euros por su pase y que el jugador se despidiese en la sala de prensa de Riazor con un hasta luego. Pero nunca olvidará aquel 2-2 salvador en el Camp Nou y el golazo con que subió el primero al marcador tras revolverse en el área y clavar el disparo en la escuadra.

Aspas: «Sé que en A Coruña no me van a recibir con flores, pero cada uno defiende sus intereses»

La Voz
;
Iago Aspas: «Sé que en A Coruña no me van a recibir con flores, pero cada uno defiende sus intereses» El moañés destaca que el equipo necesita un triunfo tras haber sumado un punto en los últimos tres partidos

El moañés destaca que el equipo necesita un triunfo tras haber sumado un punto en los últimos tres partidos

Tras cosechar un punto en los últimos tres partidos, el Celta «necesita una victoria». Así de tajante ha sido Iago Aspas esta mañana en rueda de prensa, destacando las buenas sensaciones de los partidos del Camp Nou y Mestalla, pero advirtiendo de que lo importante es sumar. «Igual el fútbol que estamos practicando no se corresponde con lo visto en la clasificación. A veces es mejor ganar a base de un fútbol más práctico», analizó.

Para Aspas «un derbi es un partido especial siempre, el que quiere ganar todo el mundo. La ciudad se vuelca». Por eso no cree que los compañeros que no lo han vivido nunca necesiten muchas explicaciones, sino que está convencido de que irán percibiendo por sí mismos lo que significa. A él no le afecta lo que rodea al partido y el hecho de ser centro de las miradas: «Cuando entras en el terreno de juego no piensas en lo que hay fuera. Esperemos ganar esta temporada también, hacer nuestro fútbol, lo que llevamos haciendo estas últimas semanas», comentó.

Seguir leyendo

 Casi a la misma hora se presentaba Aspas en Balaídos. «Aquí estoy», dijo en medio de la eufórica afición celeste, que no para de aplaudirle desde que era solo un niño de Moaña que jugaba en la base del club. Ni en el Liverpool inglés ni en Sevilla entendieron su genio ni esa capacidad para volverse indetectable para las defensas, pese a que nunca se ha escondido. Ni cuando aún jugaba con el 28 a la espalda y salvó al Celta de un descenso que parecía seguro a Segunda B con dos goles al Alavés, ni tampoco a la temporada siguiente del ascenso a Primera División, con la jugada y el pase para el 1-0 frente al Espanyol. Ahora, con 30 años y la confianza del seleccionador, su nombre figura entre los favoritos a disputar el próximo Mundial. Pero el camino que lleva a Rusia y al corazón de sus aficionados pasa por el derbi de mañana. Una cita imprescindible para celebrar el fútbol gallego y la ocasión de que sus dos colosos vuelvan a enfrentarse.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Lucas y Aspas, los colosos del derbi