La virtud de lo nuevo y de lo viejo

La España de Lopetegui se clasifica para Rusia 2018 sin perder ningún partido, recuperando su eficacia ofensiva y dando paso a la nueva generación


España logró su boleto para el Mundial una jornada antes de lo previsto y con un casillero casi impoluto: 8 victorias y 1 empate en la aún inconclusa fase de clasificación. Tres años después del fracaso en Brasil 2014, accedió a Rusia 2018 generando expectativas, pero sin despejar aún todas las dudas sobre su recuperación. El viernes goleó (3-0) a Albania y se aseguró el billete a falta del partido de mañana en Israel. A menos de un año para el Mundial y 14 meses después de que Julen Lopetegui asumiera el mando del banquillo, estas son algunas de las virtudes y carencias de la España del técnico que, como seleccionador español, ya conquistó el Europeo sub-19 del 2011 y el Europeo sub-21 del 2013.

RESULTADOS

Ocho triunfos y un empate. Eran necesarios para recuperar la confianza. Ocho triunfos y un empate, ante Italia, en la fase de clasificación. No es un dato menor, pero, exceptuando Italia, sus victorias fueron ante rivales de escasa entidad. Su comportamiento ante las potencias, con algo en juego, está aún por descubrir. En amistosos, España superó a Francia y a Bélgica y empató con Colombia e Inglaterra. En marzo se enfrentará a Alemania, de momento, el único partido programado antes de llegar a Rusia y que puede ofrecer alguna clave de cómo se manejará en ese tipo de duelos.  

CAPACIDAD GOLEADORA

Más eficacia. Fue una de las grandes carencias en los últimos tiempos con Del Bosque. Hoy parece superada tras marcar 35 goles en nueve partidos. Silva se afirmó como goleador, Diego Costa multiplicó su producción, Morata mantuvo su habitual acierto y jugadores como Vitolo, Aritz Aduriz, Asensio, Iago Aspas e Isco también aumentaron la eficacia española. Aun así, 16 goles fueron ante Liechtenstein. Y otros 15, frente a Macedonia, Albania e Israel. A Italia le marcó cuatro: uno como visitante y tres como local.

LA PORTERÍA

De Gea, consolidado. Apostando por David de Gea como portero titular y relegando definitivamente a Casillas, Lopetegui acabó con las dudas en la portería. En la fase de clasificación, España mantuvo su portería a cero en seis partidos y solo recibió tres goles en otros tantos partidos: frente a Italia, Israel y Macedonia. La sólida defensa también contribuyó de manera decisiva a proteger a De Gea. Ramos y Piqué son los dueños de una línea a la que, además de los habituales ?Jordi Alba y Dani Carvajal?, se sumaron con gran tono Nacho, Odriozola y Azpilicueta.

LO VIEJO Y LO NUEVO

Seis debuts. En su primer año en el cargo, Lopetegui reforzó la columna vertebral de la España que no pudo con Italia en la Eurocopa de Francia 2016 con los hombres que triunfaron en el Europeo sub-21 de Israel. La conjunción entre los Ramos, Piqué, Busquets, Iniesta, Silva y Diego Costa y los De Gea, Nacho, Bartra, Illarramendi, Koke, Thiago, Isco y Rodrigo resultó de lo más eficiente. Sin relegar a veteranos que aún atesoran mucho fútbol ?recuperó a Villa y mantuvo a Pedro y Aduriz?, ha ido dando paso a la generación llamada a protagonizar los éxitos futuros haciendo debutar a seis futbolistas: Odriozola, Illarramendi, Asencio, Saúl, Ander Herrera y Iago Aspas.

MEDIO CAMPO

Mantiene las esencias. Con Iniesta, Busquets y Koke como guardianes del juego que caracteriza a la mejor España, el seleccionador conservó la esencia, sin renunciar a introducir variantes y añadir mayor profundidad. La logró con hombres como Vitolo, Lucas Vázquez y Nolito, pero también con Isco y Asensio. Crecidos en su equipo, los dos últimos multiplicaron las opciones de la selección, le dieron juego y gol. A ellos se sumó también Saúl, un hombre orquesta que rinde en múltiples funciones.

BLINDAJE ANTE LO EXTRADEPORTIVO

Piqué y Villar. Aunque los pitos a Piqué ya vienen de lejos, los últimos acontecimientos políticos en Cataluña aumentaron la hostilidad de parte de la hinchada española con el central catalán. Lopetegui se mantuvo firme en su convocatoria y, de momento, sorteó el problema sin que al parecer la delicada situación afectara a la convivencia del grupo. Tampoco el encarcelamiento del presidente de la Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar, por supuesta corrupción, parece haber perturbado el camino hacia Rusia de la selección.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La virtud de lo nuevo y de lo viejo