Javier Gómez Noya se proclama campeón del mundo de medio ironman

El ferrolano consigue en Estados Unidos su segundo título en la distancia tras el logrado en el 2014

.

Redacción

El palmarés de Javier Gómez Noya continuará dilatándose hasta que a él le dé la gana, porque sigue compitiendo contra él mismo. El ferrolano se ha llevado este domingo el Campeonato del Mundo de medio ironman (70.3) bajo el sol de Chattanooga, en Tennesse (Estados Unidos). Con un control al milímetro del cronómetro y de sus rivales, cubrió la prueba (1,9 km de natación, 90 km en bici y 21 km de carrera a pie) en 3 horas, 49 minutos y 45 segundos. Por detrás, el estadounidense Ben Kanute y el británico Tim Don completaron el podio.

Es el segundo titulo en la distancia de Gómez Noya, que lo había logrado en Édmonton en el 2014. Además, es su segunda victoria en apenas unos días después de un triatlón olímpico en Des Moines y es asimismo el segundo triunfo en la Triple Corona del desierto, lo que le permitirá, si gana en noviembre en Baréin, embolsarse un millón de euros.

.

A las 7.30, hora local, los triatletas se lanzaron al agua y ya en ese momento Gómez Noya encendió el motor. Cuando habían pasado apenas cinco minutos, él y el anfitrión Kanute, un especialista en el agua, ya habían abierto un hueco importante. La ventaja se fue ampliando conforme iban pasando las boyas y bajo los dos puentes suspendidos sobre el recorrido del río Tennessee. Aunque el ferrolano se desvió levemente en los metros finales, por un fallo de orientación, llegó con Kanute en 24 minutos y 9 segundos. Lo importante era que el grupo perseguidor se dejaba 55 segundos y el alemán Sebastian Kienle más de 4 minutos.

Gómez Noya tenía por delante 90 kilómetros subido a la cabra, en posición de contrarrelojista y sin posibilidad de ir a rueda. Consciente de que es el sector que menos se adapta a sus características, dejó marchar a Kanute y marcó su ritmo. En ningún momento se le vio impaciente y fue manteniendo las distancias con los demás favoritos. No fue hasta el kilómetro 49 cuando perdió la segunda posición. Había pasado, por lo tanto, más de la mitad de la distancia en bici, algo positivo teniendo en cuenta su superioridad en la carrera a pie. Kienle estuvo sobresaliente, remontando desde la cola hasta el segundo puesto, y Kanute supo mantenerse al frente y ampliar distancias.

.

A la segunda y última transición, hasta ocho perseguidores del estadounidense, con Kienle y su compatriota Maurice Clavel delante, llegaron en un margen de 37 segundos entre ellos. Gómez Noya salió a correr a 4:31 de Kanute y 32 segundos de los alemanes. En ese momento sacó a relucir sus zancadas. En un visto y no visto, en apenas tres kilómetros, superó a Kienle y se puso segundo, ya a menos de 3 minutos del liderato. Le bastó con mantener el ritmo durante todo el medio maratón (21 kilómetros) para superar a Kanute en el kilómetro 12, enfilar la recta de meta, levantar la cinta y agrandar su leyenda.

.

El próximo fin de semana le espera la Gran Final de las Series Mundiales ITU, que tendrá lugar en Róterdam. Allí tendrá que volver a ganar y esperar que Mario Mola no llegue a la quinta posición para ser campeón del mundo. Una hazaña más, que ya nadie da por descartada.

Gómez Noya: «Ahora valoro más las victorias»

PAULO ALONSO
«Ahora valoro más las victorias» El triatleta ferrolano Javier Gómez Noya planea dedicar el 2018 al ironman, y decidir después si retoma el reto del oro olímpico en Tokio 2020. «Ganar de forma tan contundente en Montreal me dio mucha confianza», señala en Pontevedra.

El pentacampeón mundial de triatlón planea dedicar el 2018 al ironman, y decidir después si retoma el reto del oro olímpico en Tokio

Con la tranquilidad de tener el palmarés más grande de la historia del triatlón, Javier Gómez Noya (Basilea, 1983) tiene este año un calendario que puede llegar a parecer un jeroglífico. La línea más clara la dibuja su actual prioridad, la triple corona del desierto, donde un pleno en tres pruebas de 70.3 (1,9 kilómetros a nado, 90 en bici y 21,1 a pie) tiene el premio gordo de un millón de euros. Para cerrar ese círculo, algo que ningún hombre ha conseguido por ahora, ya ganó en Dubái en enero, debe repetir en el Mundial de la distancia en Chattanooga (Tennessee) el 9 de septiembre y culminar la hazaña en Baréin en noviembre. Ese objetivo lo antepone a otra línea que marca su calendario. Por eso, pese a su soberbia victoria de hace dos semanas en la carrera del Mundial de distancia olímpica en Montreal y su segundo puesto en la general, renuncia a la penúltima prueba. Faltará en Estocolmo y solo acudirá a la gran final de Róterdam, en busca de su sexto título, pero dependiendo de que Mario Mola no haga un buen resultado, solo seis días después del esfuerzo de Tennessee. Por último están sus planes a medio plazo, el mítico ironman de Hawái y los Juegos Olímpicos de Tokio. A probarse en el salvaje formato del primero dedicará seguramente el 2018, y después evaluará si continúa la apuesta o retoma la lucha por el oro en el 2020 en Japón.

Seguir leyendo

Votación
28 votos
Comentarios

Javier Gómez Noya se proclama campeón del mundo de medio ironman