Mourinho revuelve la Supercopa

Lanza sus redes sobre Bale, mientras el Madrid hace piña


redacción / la voz

Skopje es la capital de Macedonia desde 1991 y la ciudad que vio triunfar a la mejor balonmanista gallega de la historia, Begoña Fernández. Hoy, también a orillas del rio Vardar, al balón le dará más por rodar que por botar, con permiso de Mourinho, que ya anda agitando las aguas.

El exentrenador madridista acudirá a las 20.45 horas al estadio Nacional con el exequipo de Cristiano Ronaldo, que se ha dejado querer por su Manchester United del alma después de haber sido investigado por la Agencia Tributaria española. Sin embargo, el amor no parece correspondido y las flechas del cupido Mourinho ya no apuntan al que fue su ojo derecho, sino a Gareth Bale, el otro gallo blanco. «Si está en la puerta de salida, voy a esperar en el otro lado y pelearme. Pero si juega, no me lo planteo», avivó.

Antena 3 y BeIN Sports retransmitirán en directo el desenlace de la maniobra de descarrilamiento del Expreso de Cardiff, que ayer recondujo a su manera el novato más laureado, Zinedine Zidane, que ha demostrado un manejo de su mano izquierda que nada tendría que envidiar a la de su pie en su época en activo como jugador. Para el francés, «el problema es que Bale es un jugador del Madrid» y punto.

También se declaró impresionado con el estado de forma en el que regresó Cristiano, que había amenazado (según su entorno) con abandonar el club y cuya participación de hoy se encuentra sumida en un mar de dudas. «El hecho de que esté con nosotros significa mucho», se limitó a decir Zidane, que matizó sin matizar: «Está para jugar, pero veremos».

Agitaciones al margen, una Supercopa en juego, que no es un título menor, y es el primero en juego en una temporada en la que el Real Madrid examinará su fondo de armario y el Manchester United, a José Mourinho.

De todos modos, la referencia más cercana de un enfrentamiento entre ambos equipos es inválida por completo. Los penaltis decidieron en la cita de Santa Clara en la International Champions Cup, y las dudas se instalaron en la casa blanca, que veía cómo los desajustes defensivos y la inoperancia atacante debilitaban a un equipo que era imbatible antes del verano.

Las salidas en el seno de la plantilla blanca provocaron cierta controversia que, Zidane otra vez, aplacó con el discurso de la reconstrucción y el talento.

En cualquier caso, cuando las cosas se pusieron serias, el United y el Real Madrid no se anduvieron con chiquitas. Los red devils llevan once partidos europeos sin perder y el Madrid solo tropezó en uno de los últimos dieciocho que jugó.

El United solo tiene la Supercopa que le ganó en 1991 al Estrella Roja en una final en la que no se disputó el encuentro de vuelta por motivos políticos. El Madrid lleva cinco finales, con derrota en las dos primeras y victoria en las tres siguientes. El palmarés de la competición lo lideran el Milan y el Barcelona, con cinco cada uno.

El ganador de la Europa League, con ansias de volver a colarse entre los grandes de Europa, puede ser una buena piedra de toque para el campeón de Liga y Champions a menos de dos semanas para el inicio del torneo doméstico. Si Mourinho no sigue revolviendo la Supercopa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Mourinho revuelve la Supercopa