El líder de una generación de oro

Las paradas de Xoán Ledo ante Dinamarca resultaron claves para sumar el título mundial al europeo del 2016


Lalín / la voz

Dos paradas imposibles en apenas un minuto erigieron a Xoán Ledo (Lalín, 1996) en el protagonista absoluto del título mundial alzado por los Hispanos júnior en el campeonato de Argelia. Una generación de oro liderada por el carismático portero dezano, que rompía el maleficio tras seis subcampeonatos en esta categoría en el Mundial. Por segundo año además se subían a lo más alto del podio, tras vencer en el Europeo de Dinamarca.

Xoán Ledo lideró en el Balonmán Lalín otra generación con la canción Bella Ciao como himno. Conseguían el subcampeonato de España cadete ante el intratable FC Barcelona en una localidad de poco más de 20.000 habitantes. La cantera rojinegra tiene pedigrí, con jugadores brillantes como Pablo Cacheda o el propio Ledo, ya con trece años deteniendo balones como si de un imán se tratase.

Entre homenajes y recepciones oficiales conseguía atender el teléfono tras aterrizar a primera hora de la tarde de ayer procedente de Argelia con el resto del combinado nacional. «Todavía estoy asimilando lo ocurrido, son demasiadas cosas en tan poco tiempo pero es un orgullo acabar así mi etapa como júnior», destacaba el portero lalinense. Un mundial con un sabor muy especial, donde tocó sufrir en cuartos y especialmente en la intensa final frente a Dinamarca.

Designado como mejor portero de la competición, Ledo prefería destacar a los «hermanos de oro» como definió a sus compañeros. Jugó un papel decisivo ante los daneses, con dos momentos álgidos. El primero con el tiempo ya agotado y un penalti en contra. ¿Qué se siente bajo palos ante esa responsabilidad? Toca apelar a la serenidad: «Intentas tranquilizar la cabeza, estar seguro de ti mismo; ya le había parado un penalti antes al mismo jugador y sabía dónde iba a ir, me amagó ahí y fui con todo». El segundo momento ya en las postrimerías de la prórroga, con empate, una excelente parada propició un lanzamiento de Dani Dujshebaev que adelantaba a los Hispanos, refrendándose la victoria tras detener Ledo un tiro postrero a la desesperada del rival.

Isidoro Martínez, el seleccionador júnior, tiene plena confianza en su portero. Jugó todos los minutos en partidos decisivos como el del domingo. El último de esta generación de oro de la que, para Xoán Ledo, «estarán muchos en las principales ligas». Como él, que tras militar la pasada temporada en el Villa de Aranda de Asobal, decidió dejar el club burgalés tras su descenso y fichar por un clásico del balonmano nacional como el Bidasoa. Pero antes toca asimilar miles de felicitaciones, revivir gratas sensaciones. Pensar en la selección absoluta, con la que ya estuvo, todavía no figura en su cabeza como prioritario. Por ahora.

«Será a su tiempo, ahora toca aprender de ellos -en alusión a los dos porteros de la selección- porque además son jóvenes y tienen mucho tiempo por delante». A sus 21 años, a Xoán Ledo le quedan muchos en su meteórica carrera. Y los júnior lucirán ya, en buena medida gracias a él, una estrella en sus camisetas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El líder de una generación de oro