Silva, la identidad de la selección

Volvió a guiar al triunfo con una mezcla de exquisito talento e instinto asesino


redacción / la voz

El fútbol total de España lleva el nombre de Silva. Ninguno entiende como el canario esa transición desde la sinfonía pasada de Xavi y Xabi Alonso a la vigente canción melódica de los Thiago, Iniesta y Koke. El mediapunta del Manchester City marcó el primero y tocó uno de los instrumentos principales de esta orquesta capaz de bordar partituras como la del segundo gol de anoche, una obra de arte al juego de posesión, pero también dispone del aguijón certero para plasmar esa superioridad en el marcador.

Así, su acierto en Macedonia volvió a dejar patente la dualidad que disfruta España. No puede ser casual que en todos los partidos de este año el gol con que abrió el marcador corresponda al menudo futbolista, capaz de marcar el primero contra Israel, frente a Francia, también el pasado miércoles en el amistoso contra Colombia y repetir de nuevo para mantener a su equipo en el liderato del grupo camino del Mundial de Rusia.

En estos cuatro encuentros Silva sostuvo la condición de invicta de la selección de Lopetegui y dio aire a un grupo y un seleccionador necesitados de credibilidad. En realidad, hasta en el currículo del excelente mediapunta figura esa doble condición de artista y obrero del gol, de amante del fútbol preciosista y frío asesino del área. No en vano, se formó en su tierra antes de dar el salto al Valencia, y se curtió en el Eibar y al Celta, como paso previo al definitivo salto al fútbol inglés, donde brilla ahora.

Hace tiempo que a la selección le falta un delantero que entienda el juego de toque preconizado por esta cultura de mediapuntas que la define. Ni el carácter volcánico de Diego Costa y su afán por el choque parecen maridar con este estilo, ni tampoco Morata goza con este fútbol de los metros de césped por delante que precisa para correr, mientras a Aspas le están faltando oportunidades de la mano de Lopetegui y confianza en su club para consolidarse como delantero centro. Bien pensando, desde el adiós de Villa ninguno de los atacantes españoles han gozado de unanimidad en la crítica.

Pero quién se acuerda del nueve, si el encargado de surtirle de pases también es capaz de marcar. Todo corre por cuenta de Silva, de 31 años y que ya cuenta en su palmarés con aquella Copa del Mundo de Sudáfrica y también las dos Eurocopas. En el primer tanto, zanjó con un giro espectacular un lance entre Iniesta y Alba más propio del fútbol sala. En el segundo, colaboró en esa jugada de los dioses que llevó el gol desde De Gea a Diego Costa sin que ningún macedonio llegase a olfatear el balón.

Contagiado por el fútbol del canario, Isco tomó luego el relevo. Pleno de confianza, tiró hasta las botas, pero le faltó el acierto de su compañero. He aquí el gran argumento al que Macedonia se agarró en el tercio final del partido, el de que España la dejó con vida en el marcador, para mantener la emoción por un triunfo que nunca llegó a peligrar realmente.

El duelo del 2 de septiembre en el Bernabéu contra Italia decidirá la suerte de la clasificación, pero nada hay que temer si Silva lleva la identidad de la selección.

Julen Lopetegui: «Ganamos de forma contundente, no en el resultado, pero sí en el juego»

Julen Lopetegui lamentó que sus jugadores no marcasen un tercer tanto a Macedonia para sentenciar un partido que acabó apretado (1-2), pero que dijo ganaron «de forma contundente, no en resultado pero sí en juego».

«El fútbol es así, si al final tienes innumerables ocasiones y no terminas de meter el 0-3, en un chispazo el rival se mete y es el peligro. El equipo ha salido con una mentalidad fantástica en la primera parte y en la segunda también, pese ese detalle les mete», analizó en rueda de prensa.

«En líneas generales hemos hecho muchas ocasiones de gol para ganar de manera más holgada pero esto es fútbol y las ocasiones marcan los resultados. La valoración hay que hacerla global y hemos tenido fútbol, ocasiones, no han hecho transiciones en la primera parte, que es una de sus virtudes y donde a Italia le costó ganar, nosotros lo hacemos de forma contundente. No en el resultado, pero sí por como nos hemos mostrado en el campo», añadió el seleccionador.

Lopetegui destacó el partido de Isco, al que alineó de titular por primera vez en la fase de clasificación al Mundial. «Ha hecho un buen partido, con condiciones para adaptarse a diferentes posiciones en el centro del campo y jugando de extremo», dijo. 

La incidencia de Isco en el juego

«Ha tenido incidencia en los goles y alguna ocasión clarísima. Cuando se puso el partido raro tuvo personalidad para tener el balón en un buen partido», analizó el seleccionador nacional.

Por último, ya enfocó el duelo decisivo frente a Italia de septiembre en el estadio Santiago Bernabéu, confiado en que se vivirá un gran ambiente de apoyo a la selección española.

«Ya podemos hablar de Italia, trataremos de generar un ambiente acorde a la importancia del partido de septiembre. Ahora toca descansar, coger energía y estoy seguro de que habrá un llenazo en el campo y un gran ambiente para apoyarnos», añadió el técnico.

Italia cumple el guion y golea a una floja Liechtenstein

La selección italiana goleó por 5-0 a Liechtenstein. Insigne (min 35), Belotti (min 52), Eder (min 74), Bernardeschi (min 83) y Gabbiadini (min 90) marcaron los goles de los azzurri, que se mantienen así igualados a puntos con España, aunque esta sigue líder por su mejor diferencia de goles. El exdelantero del Sevilla se destacó como uno de los más inspirados en el cuadro italiano, pues no solo marcó, sino que también asistió a Belotti en el 2-0. Buffon, por su parte, apenas tuvo trabajo. 

Por su parte, Albania ganó en Haifa y arrebató el tercer puesto del grupo a Israel.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Silva, la identidad de la selección