Difícil mentalizarse en vacaciones


España consiguió los tres puntos, que era lo que se esperaba, pero la lectura del partido hay que hacerla más que por lo que se vio en el terreno de juego, por la mentalización de los futbolistas.

Después de tres semanas desde el final de la Liga, resulta sumamente difícil prepararse psicológicamente para afrontar un encuentro de clasificación como era el de ayer. Muchos futbolistas se fueron de vacaciones e interrumpieron este descanso para incorporarse a la concentración. Otros, los del Madrid, llegaron tras la tensión, concentración y relajación final de haber conquistado la Champions. Tras esto, y con lo largas que son las temporadas, lo que el futbolista quiere es desconectar y no ir con la selección. Creo, sin duda, que habría que darle una vuelta al calendario y evitar este tipo de situaciones.

Y si comprendemos que los jugadores españoles no podían estar con ganas de afrontar un encuentro a estas alturas, vemos quién es el rival y entendemos que todavía cuesta más mentalizarse. Macedonia demostró ayer que es la peor selección del grupo. Y, además, el porqué de su clasificación.

España, por su parte, salió a controlar el partido, a no llevarse ningún susto y por eso intuyo que Lopetegui alineó tantos centrocampistas. Un once, el que puso el seleccionador, que le sirve contra selecciones como Macedonia, pero creo que no sería tan eficaz contra Italia, el próximo rival. Porque tocó, tocó y tocó, pero le faltó profundidad.

Verse por delante en el marcador a los quince minutos ayudó a la tranquilidad española, pero no a que se tomaran el partido más en serio, porque la relajación aumentó. Ya en el segundo tiempo, el tanto local fue también otro ejemplo de que la cabeza no estaba en Macedonia.

Entretanto, hay que mirar la clasificación y pensar que se cumplió el objetivo de sumar los tres puntos a la espera de Italia.

Votación
0 votos

Difícil mentalizarse en vacaciones