«Juego sin pensar en nada»

El rey de los pases de gol en Segunda seguirá jugando hasta que cumpla los 39 años


 Julio Álvarez, por muchos considerado el mejor de Segunda, acaba de ampliar su contrato con el Numancia hasta junio del 2019, con opción a otro año más. Todo un reto para este coruñés al que el fútbol le brota del talento.

-¿Sabe cuántos pases de gol lleva en su carrera?

-Me decían el otro día que solo en Segunda llevo 73, y el siguiente es Pedro, del Elche, con 30 o así, menos de la mitad.

-¿Cómo los hace? ¿Es algo en lo que piensa antes de los partidos?

-Tengo la costumbre de vaciar la mente de pensamientos, tengo bastante facilidad para no pensar en nada. Pienso que hay que jugar sin pensar, yo juego sin pensar en nada, porque uno lo lleva todo interiorizado en el subconsciente. Me gusta jugar y no me pone nervioso, ni me da tensión.

-Media docena de equipos en su carrera, pero ninguno gallego ¿en usted se cumple lo difícil que es ser profeta en su tierra?

-Sí, en mi caso todo el mundo sabe la situación y la historia con Lendoiro. Creo que teníamos que haber sido más adultos todos y haber dejado aquello en el olvido para poder volver algún día a vestir la camiseta del Deportivo. Pero las cosas son así, pasan por algo. Yo siempre le voy a desear lo mejor al Dépor y al Celta y a los demás equipos gallegos. No se ha dado la casualidad de volver a casa a jugar al fútbol, pero son circunstancias y en el futuro quién sabe, a lo mejor en mi segunda etapa en el fútbol profesional sí que tengo la oportunidad.

-¿Sabe qué va a hacer luego? ¿Será entrenador?

-He hecho el curso de entrenador y el de director deportivo. Está claro que me gustaría dedicarme a esto en el futuro, pero no he decidido si banquillo o despacho. Es lo que me gusta, para lo que me he preparado y para lo que creo que soy válido, pero el fútbol me ha dado la oportunidad de seguir jugando y poco a poco iré decidiendo. Haré lo que más me haga feliz.

-¿Cuánto fútbol ve a la semana?

-Pues mucho, porque es mi pasión y suelo ver muchos partidos de todo tipo y de muchas ligas. Me gusta conocer formas de trabajar y formas de jugar diferentes, conocer a los jugadores, me gusta jugar con los jóvenes del vestuario al Comunio, a mí todo lo que sea fútbol me encanta.

-¿Qué ligas ve?

-Hasta hace unos años no veía mucha liga inglesa ni alemana. Ahora suelo ver mucho la liga brasileña, porque hay futbolistas muy buenos. La que no tengo todavía muy dominada es la MLS. Vi mucho el año pasado la Liga india. Me gusta ver las diferentes formas de ver el fútbol.

-¿Se fija en las jugadas? ¿Aprende algo nuevo?

-Las veo porque me gusta y también porque se aprende. Este año estoy viendo mucha Segunda B. Ves un montón de cosas buenas en un partido como el del miércoles en el Bernabéu y en uno de Segunda B entre el Racing de Santander y el Celta B también.

-Tiene tres hijos, ¿de eso sí que se ha retirado definitivamente?

-Sí, de eso sí, gracias a Dios. A los dos nos encantaría ser más familia numerosa, pero mi mujer tiene tres cesáreas y una cuarta no puede ser.

-¿Le gustaría que fuesen futbolistas?

-Tengo dos niños y una niña. Hugo es el mayor y tiene 7 años, y Lucas el mediano. Los dos juegan, pero le gusta un poco más al mayor. Juega en el equipo del colegio, porque le gusta estar con sus amigos, pero un poco como afición, no porque su padre sea futbolista, sino porque se lo pasa muy bien.

-¿Y la niña?

-Yo, encantado. Que ella decida lo que le guste. En el equipo de mi hijo la que mete los goles es una chica, así que si le gusta... pero no creo que le guste mucho, no la veo con balones por casa.

-¿Qué tiene Soria para un chico de Sada y una chica de Murcia?

-Se junta un poco todo: una vida familiar que nos gusta, entrenar en un sitio cómodo y que se disfruta mucho del fútbol, en el que desde el primer día me siento muy importante y muy querido. Y nos gusta mucho estar tan cerca de Madrid para desconectar con los niños. Porque estamos a 200 kilómetros de Madrid por una autovía que han hecho nueva y que en hora y media estás. Es todo positivo. Pero sobre todo que hay normalidad, humildad y que ahora queremos mejorar como club en todos los aspectos y estar entre los mejores. Y esa dosis de ambición también me gusta.

-Habrá leído a Machado.

-Bueno, un poco. No soy un virtuoso de la buena lectura. Pero intentas aprender de todo y aquí no solo existe Machado, hay muchos otros. Y aquí hay mucha naturaleza y mucha cultura. Los sorianos son gente muy culta.

En corto

Durante su carrera compartió vestuario con el Madrid galáctico de Hierro, Redondo, Figo, Guti o Zidane.

-¿Cuál fue su primer ídolo?

-Michael Laudrup. Me fijaba en él para jugar porque era muy elegante y porque jugaba muy fácil al fútbol, y eso que valoro en un futbolista: hacer fácil lo difícil, y en ese sentido era superelegante y muy rápido de cabeza.

-Una ciudad.

-Palma de Mallorca. Me ha marcado en mi vida personal y profesional. La conocí y me enamoró. Es mi sitio en el mundo.

-Un viaje con los niños.

-Ir a Disneylandia, pero el de Orlando. Aún no hemos ido, pero iremos.

-Una comida.

-Una buena fideuá.

-¿Cocina?

-No, me encanta ir a restaurantes donde cocinen bien y hasta que te enseñen cómo lo hacen, siempre me pica la curiosidad, pero no cocino. Unos huevos fritos y poco más.

-Una película.

-Gladiator.

-Una afición al margen del deporte.

-Jugar al ajedrez. Es algo que me llama la atención, pero no encuentro quien me enseñe bien y es una afición que aún tengo medio por descubrir.

-Un deporte al margen del fútbol.

-Jugar al tenis es lo que más me gusta. Sé que está de moda el pádel, pero yo soy más de tenis.

-¿Qué música le gusta?

-Un poco de todo: no me gusta el rock, pero sí Coldplay, U2, el reguetón, Michael Jackson,... soy bastante variado en cuanto a gustos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

«Juego sin pensar en nada»