El anónimo paso de Federer por Galicia

Suplente de Suiza, en el Tenis Coruña pocos recuerdan su visita en julio del año 1998


REDACCIÓN / LA VOZ

Acababa de ganar el título júnior de Wimbledon, pero cuando Roger Federer visitó Galicia casi nadie le conocía. Por eso todavía hoy, en el Tenis Coruña, donde entrenó durante ocho días como suplente del equipo suizo de Copa Davis en 1998, todavía muchos socios niegan su presencia. Aquel viaje a Galicia resultó especial en la formación del maestro. Vivía su salida de debut con el equipo de su país, liderado por Marc Rosset. Entrenó por primera vez el domingo 12 de julio -en la misma central donde jugaron Santana, Bruguera, Berasategui, Albert Costa...-, y pasó ocho días como un ejemplar novato, sin hacer ruido. No figura siquiera en la documentación oficial, porque no llegó a jugar en unos cuartos que España despachó por 4-1. Sí ocupa un espacio en las crónicas de José María Guimaraens y las fotografías de Xosé Castro en La Voz.

La actual presidenta del Tenis Coruña, María José del Castillo, era entonces intérprete y ayudante del equipo suizo durante su estancia en A Coruña. «Casi nadie lo sabe y aún hoy mucha gente me discute que Federer estuvo aquí. ¡Claro que estuvo! Pero pasaba completamente desapercibido, era muy discreto y tranquilo, mientras que la voz cantante la llevaba el número uno de su país, Marc Rosset. Un día [la segunda noche en Galicia] quisieron ir a cenar marisco al restaurante La Iebolina», recuerda.

Aquellos cuartos de final marcaron un récord de asistencia de una eliminatoria de Copa Davis en España. Más de seis mil personas en la central de O Seixal. Con Federer como un anónimo en el banquillo. Eran otros tiempos. La víspera de los primeros individuales, Marc Rosset y Álex Corretja acudieron a la inauguración de la discoteca Models, en los bajos del Hotel Atlántico.

Al día siguiente, Corretja barrió a Rosset. Los triunfos de Moyá sobre Ivo Heuberger y Rosset, este último ya tras la derrota de la pareja formada por Javier Sánchez-Vicario y Julián Alonso, llevaron a España a semifinales. El gerente de la Federación Gallega, Chisco Pardo, ejerció de juez de línea. Y tampoco reparó en el genio: «Entonces no sabía quien era. Cuando me hice socio del club, años después, algunos me comentaron que Federer había estado aquí». Hoy leyenda con 18 grandes, entonces un anónimo. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

El anónimo paso de Federer por Galicia