Ecclestone deja la fórmula 1 en la ruina y «con problemas por todos lados»

El magnate acumuló una fortuna de 2.880 millones mientras se arruinaban equipos y circuitos

.

redacción / La Voz, dpa

«Hay problemas por todos lados», aseguró al diario británico The Telegraph el nuevo jefe de la fórmula 1, Chase Carey. El estadounidense hizo estas declaraciones nada más tomar posesión del Gran Circo automovilístico, una vez los nuevos propietarios decidieron despedir a su predecesor, Bernie Ecclestone.

«No comercializamos el deporte, no facilitamos a los fans conectarse con el deporte a través de las plataformas existentes actualmente, nuestras relaciones con los patrocinadores son unidimensionales, los eventos parecen pasados de moda», criticó.

El directivo de medios, promovido por el nuevo dueño de la serie automovilística, la empresa Liberty Media, ha asumido además del puesto de jefe del consejo, el cargo de Ecclestone como gerente del negocio.

El millonario Ecclestone

Ecclestone, de 86 años, abandona la fórmula 1 después de lucrarse durante cuatro décadas, a medida que el espectáculo se ha ido empobreciendo y tanto circuitos como equipos han ido arruinándose poco a poco. «Hoy en día, Ecclestone se lleva el 50 % de todas las ganancias, pero nosotros tenemos que reducir nuestros costos en un 50 %», se quejaba hace unos años Flavio Briatore, ex director de equipos como Benetton y Renault.

No en vano, la revista Forbes estima que la fortuna de Ecclestone está en torno a los 2.880 millones de euros; mientras los equipos acumulan deudas año a año. Así, solo en el 2015, los diez equipos acumulaban unas pérdidas por valor de 176 millones de euros (80 Manor, 41 Williams, 41 McLaren...).

También los circuitos están cada vez más tocados. El contrato de Ecclestone con Valencia dejó un pufo en la capital del Turia de unos 50 millones de euros, según datos ofrecidos por la nueva corporación municipal. El circuito alemán de Nürburgring es otro de los que quedó en la ruina y muchos otros siguen tocados por las deudas.

Su gran golpe

Ecclestone fue un visionario. Para sus intereses, según sus críticos. Pero tuvo la visión de convertir las carreras de monoplazas en un negocio, más que en un deporte.

Bernie era un jefe de equipo más, de Brabham concretamente desde 1972, y como tal formaba parte de la FOCA, el grupo que representaba a las escuderías a la hora de tomar decisiones. Pidió a sus compañeros ser él el encargado de negociar los primeros contratos de televisión y el resto de escuderías accedieron. El inglés era el encargado de conseguir el dinero y lo repartía a su antojo con el resto de equipos, hasta que a mediados de los noventa su empresa tomó el control de la fórmula 1 y dejó a la FOCA hundida. El siguiente paso fue quedarse con los derechos comerciales hasta el año 2110 por 335 millones de euros. Una cifra casi simbólica teniendo en cuenta que el mundial de la fórmula 1 generó ganancias globales anuales de más de mil millones en sus buenos años.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Ecclestone deja la fórmula 1 en la ruina y «con problemas por todos lados»