Vitolo, el chico distinto

La España de Lopetegui ha encontrado un recurso fundamental en el canario, que ayer marcó su tercer gol en cuatro partidos de clasificación para el Mundial


redacción / la voz

De los once que sacó ayer Lopetegui, tres no habían pisado Francia este verano con la selección. Ni Monreal, ni Nacho, ni Vitolo pudieron colarse en la convocatoria para esa Eurocopa sin final feliz que emborronó el cambio de ciclo en el banquillo español. Al lateral del Arsenal y al defensa del Madrid los colocó ayer sobre el césped de Los Cármenes una epidemia en la zaga; el futbolista canario, por contra, no necesitó lesiones de terceros para abrirse hueco en Granada. A la vera de Lopetegui esperaron Mata, Callejón y Nolito. Lucas Vázquez ni siquiera vistió de corto y Pedro quedó sin citar. Ninguno se parece al del Sevilla; un tipo de jugador poco habitual durante una época, la de la tiranía de los bajitos, que ya solo Silva y a ratos Mata se empecinan en sostener. El desgaste ha ido minando a dos soberbios exponentes como Iniesta y Cazorla, obligados a dosificar sus alegrías, mientras Cesc se quedaba un paso atrás. Thiago asoma como relevo, pero resulta más necesario alrededor de la medular que en zona de resolución.

Al nuevo seleccionador le toca explotar otra camada y aprovecha esta fase que llevará a España al próximo Mundial para ir haciendo retoques sin dramatizar. Hasta el momento, y obviando a De Gea, es Vitolo quien abandera la novedad. Destaca su planta (tercero en altura entre los alistados frente a Macedonia), su enorme zancada con el balón controlado y su compromiso al atacar y al defender. El equipo no depende de sus pases para encontrar espacios frente al área rival, pero con él en el campo incrementa mucho su radio de acción. Como no padece esa alergia cada vez más frecuente a la línea de cal, España por fin ve en las orillas algo más que un punto de partida hacia la frontal.

La selección ha perdido toque e ideas porque hay piezas imposibles de reemplazar, pero conserva fantasía de sobra, y con Vitolo disimula además puntos flacos que antes acusó. El canario choca y sigue en pie, algo que a veces resulta fundamental. En las jugadas menos limpias la pelota suele acabar en su poder. No le da miedo disparar cuando hace falta; y cuando no toca, también sabe dejar pasar el balón.

Asistencia a Aduriz sin tocar

Ayer le dio una asistencia a Aduriz sin rozar siquiera el cuero: obvió el centro raso de Silva que discurrió a sus pies para burlar la defensa de Macedonia, permitiendo que la bola llegara limpia al vasco. Fue la mejor acción del duelo. Antes, marcó.

Tres goles suma en esta ronda de encuentros que desembocará en Rusia en el 2018, y que solo está en su cuarta cita de un total de diez. El último fue de cabeza, superando por alto a su marcador. El anterior, con el pie, rentabilizando oportunista el error de Buffon. Durante el 0-8 a Liechtenstein irrumpió en zona de remate y chutó por bajo para abrirse una cuenta con la selección. Las últimas dos citas de envergadura (en Francia y en Brasil) cortaron una racha fenomenal. España busca recursos para volver al camino. Vitolo los da.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Vitolo, el chico distinto