El número 1 final como premio

La forma de Murray y la crisis de Djokovic, rivales por el liderazgo del ránking, centran el torneo de maestros


La actual edición del torneo de maestros que se inicia hoy (Movistar Deportes 2, 15.00) en Londres, tiene varios aspectos que la hacen peculiar, distinta a las de los últimos años. El primero, la ausencia de Roger Federer, habitual en las últimas 14 ediciones, finalista en 10 de ellas y hombre récord del evento con seis victorias. Aunque ya se sabía desde hace tiempo, se hace raro un Masters sin la presencia del suizo, como también sin la participación de Rafa Nadal, David Ferrer o Tomas Berdych. Sin embargo, la cita del O2 Arena de Londres tiene un gran atractivo: suceda lo que suceda, será el torneo que decida quien acabará como número 1 del mundo en la presente temporada: Andy Murray o Novak Djokovic.

Ellos son sin duda los protagonistas del torneo: dependen de sí mismos para lograr el galardón. Como oponentes tendrán como hipotéticos actores de reparto a Wawrinka, Raonic, Nishikori y Cilic, mientras que Monfils y Thiem serán los debutantes.

El sorteo de los grupos para la primera fase parece a priori favorable al serbio, que nunca ha perdido con Raonic, Monfils ni Thiem, mientras que el escocés tiene como rivales al siempre peligroso Wawrinka, a Nishikori y a un Cilic al que la inminente final de la Copa Davis puede restar concentración.

Pero, a esta teórica ventaja del serbio se contraponen los 405 puntos que le lleva en el ránking actual Andy. Esa diferencia se traduce en que al escocés le vale para mantener la posición con ganar el torneo, aunque pierda algún partido en la primera fase. Mientras que Djokovic tiene que ganarlo todo si pretende volver a recuperar el liderazgo mundial.

Los antecedentes son claramente favorables a Nole, que en nueve participaciones ha alcanzado cinco finales, ganando todas ellas, cuatro de forma consecutiva en las últimas ediciones. Por el contrario en el palmarés de Andy en esta prueba, en la que ha participado en siete ocasiones, no figura ninguna victoria. Ni siquiera una final.

No obstante, las circunstancias actuales son diferentes. El serbio ha pasado por uno de sus peores momentos de confianza de los últimos años, mientras que por el contrario el escocés ha ido mejorando. Consciente de la ausencia de Roger y Rafa, y con el bajón de Novak, Murray tenía el sueño de llegar a la cima del tenis mundial a su alcance. Firmando un final de temporada extraordinario, ya lo ha conseguido. Ahora toca consolidarlo, y si vuelve la mejor versión de Djokovic le espera una difícil tarea.

Mencionábamos al inicio varios aspectos además del de los protagonistas. Es la primera temporada en la que el nivel de Raonic, Nishikori y Cilic se acerca a los de arriba, ya que Wawrinka, con sus características altibajos, ya lo había hecho anteriormente. Y es también la primera vez desde hace muchos años que aparece un representante, Thiem, de una joven generación alternativa.

Sin regularidad

El debut de Monfils a sus 30 años es anecdótico, no por su falta de calidad, sino por su endémica irregularidad desde que pasó de júnior (número 1 mundial), a profesional. Cualquiera de ellos, sin nada que perder y mucho que ganar, pueden proporcionar más de una sorpresa. En resumen, edición peculiar, con el atractivo del número 1 en juego, y en el marco excepcional del O2 Arena londinense.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El número 1 final como premio