Morata derriba a un meritorio Athletic

javier bragado MADRID / COLPISA

DEPORTES

CURTO DE LA TORRE | AFP

Su gol evitó el empate del Madrid frente a un rival que jugó con varios reservas

24 oct 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

No era un buen día para que el Athletic visitara el estadio Santiago Bernabéu. Tres días antes había naufragado en Bélgica en un partido europeo contra el bisoño Genk. Tampoco podía contar con futbolistas clave como su goleador Aritz Aduriz y toda una línea defensiva ausente formada por Óscar de Marcos, Eneko Bóveda, Yeray Álvarez y Mikel Balenziaga. Además, el Real Madrid sumaba 11 goles en los dos últimos partidos y las renovaciones de Luka Modric y Toni Kroos durante la semana habían animado el ambiente entre los merengues tras la goleada ante el Legia. Sin embargo, bajo la lluvia madrileña el guion arcoíris para los madridistas se ennegreció por su propia suficiencia, por la capacidad de supervivencia de los rojiblancos y por la incapacidad de Zinedine Zidane para encontrar una solución que no fuera el demasiado demandado milagroso último minuto.

El primer intento de Valverde para cambiar el destino consistió en una sencilla instrucción. Ganado el sorteo inicial el equipo rojiblanco, eligió cambiar el campo desde el que el Madrid habitualmente ataca en las primeras partes. Cualquier pequeña ventaja podía ser un poco de oxígeno para su diezmado equipo.

A pesar de los esfuerzos del conjunto vizcaíno, pronto se le vieron las costuras al Athletic remendado. Saborit, un zurdo que se estrenaba como titular esta temporada ante la obligación de sustituir a Balenziaga, fue la víctima ideal. Impulsado Isco hacia su banda, el rojiblanco se confió, el balón se le escapó del pie ayudado por la lluvia y la inexperiencia y el centrocampista madrileño solo tuvo que colocar el balón en el espacio de Benzema para que anotara el francés. No habían pasado ocho minutos en el Bernabéu y ya sonreían los blancos.