La ley del mínimo esfuerzo

Bolt solucionó con su aguante en la caída de la velocidad un pésimo arranque

La carrera, metro a metro La carrera, metro a metro

Nadie contaba que minutos antes de la final de los 100 metros el sudafricano Wayne Van Niekerk dejara al estadio Engenhao en éxtasis con su estratosférico récord del mundo de la vuelta a la pista. Casi sin tiempo para asimilarlo, saltaron al tartán los protagonistas de la final que más expectación genera entre los aficionados, con un guion ya preestablecido, donde la única incertidumbre era qué marca haría Usain Bolt para ganar su tercer oro olímpico en el hectómetro y quién le acompañaría en el podio. El resultado final ya es sabido por todos, el mismo podio del último campeonato del mundo de Pekín, y en el mismo orden, donde solo se cae el americano Bromell, en aquella ocasión compartiendo medalla con el canadiense Andre De Grasse.

La carrera

Una fase de aceleración muy floja. Bolt no suele tener un buen tiempo de reacción en los tacos, de hecho solo Meité tuvo una peor reacción, salió en 0.155 milésimas, pero lo que le diferenció en esta ocasión es que la fase de aceleración fue mucho más floja, eso fue determinante en la marca final, en Pekín y Londres a los 10 metros ya iba primero. En esta ocasión ocupaba la séptima posición, solo por delante de Blake, en ese momento la carrera estaba dominada por Bromell, Gatlin y Simbine, diez metros después Bromell y Vicaut ya estarían totalmente erguidos, lo que sería determinante al final, ya que tuvieron una fase de aceleración muy corta entrando en la fase de lanzado muy pronto, lo cual haría que su resistencia a la velocidad se resintiera para hundirse en las últimas posiciones en los metros finales.

El momento

La sentencia, a los 75 metros de carrera. En el ecuador de la carrera Bolt estaría ya en tercera posición, por delante Gatlin, que hizo una primera fase de carrera primorosa, con Bromell segundo y ya De Grasse asomando la cabeza, a los sesenta metros desaparecen Bromell y Vicaut, posiciones que se mantendrían hasta que a los 75 metros Bolt decidió acelerar para dejar sentenciada la final, mientras que Gatlin se crispaba en los metros finales.

La clave

El secreto de aguantar la caída de la velocidad. El resumen del por qué es el peor registro de las tres finales ganadas por el jamaicano se basa en su pésima fase de aceleración, aunque después lo arregla porque es el atleta que mejor aguanta la caída de la velocidad, sustentada por una zancada poderosa. Usain Bolt hizo la marca que le obligaron a hacer en la final, si hubiera necesitado ir más rápido lo haría, quería ganar con el menor desgaste, da la impresión que se está centrando en los 200 metros.

Los rivales

La confirmación de De Grasse y seis atletas por debajo de los 10 segundos. Las notas positivas vienen por la confirmación del joven De Grasse, que logró mejorar su marca personal, al igual que Maité con récord nacional de Costa de Marfil incluido, con seis atletas por debajo de los diez segundos en la final, como Justin Gatlin (34) pasa a ser el atleta de mayor edad que consigue una medalla olímpica en los 100 metros lisos, todo un logro superado ampliamente la treintena, cerrando el círculo de oro (Atenas), plata (Río) y bronce (Londres) y como Blake logra su mejor marca de los últimos cuatro años.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La ley del mínimo esfuerzo