Pogba se vende carísimo

Pasará hoy revisión médica con el United, que pagará a la Juve el traspaso más alto de la historia


redacción / la voz

El United le dedicó un hastag, qué menos. «Pogback» decía el ingenioso juego de palabras que aúna el nombre y la operación en siete letras. Tras la almohadilla se amparan las mareantes cifras del viaje de ida y vuelta que ha llevado al centrocampista galo de Manchester a Turín y viceversa a precio récord. Nunca se había pagado tanto por el traspaso de un futbolista -a falta de reconocimiento médico-, y menos por alguien que se maneja tan lejos del área. Los más de 110 millones de euros que desembolsarán los diablos rojos desplazan el eje de los fichajes desorbitados desde España hasta Inglaterra, aunque las islas estaban presentes en los otros dos grandes movimientos del mercado mundial; entonces, como país exportador. Bale llegó al Bernabéu por 101 millones cuatro años después de que aterrizara Cristiano por 94. Ambos, hombres de gol. Madrid pudo haber sido también el destino de Paul Pogba, pero el club blanco consideró esta vez un exceso lo que pedía la Juve para dejar salir a su jugador.

Los italianos han hecho un negocio fenomenal a costa del internacional francés, al que contrataron hace cuatro cursos casi a coste cero. Menos de dos millones de euros tuvieron que pagarle entonces al United como compensación por despojarles de un adolescente (19 años) enemistado con Ferguson. Porque los de Old Trafford quisieron retener al futbolista, pero su agente puso tantas trabas que acabó por encender al técnico escocés. «No nos ha mostrado ningún respeto. Estoy bastante feliz de que los futbolistas que se comportan así lo hagan lejos de aquí», razonó el veterano entrenador. A sus órdenes, Pogba solo había disputado siete encuentros. Una campaña más tarde acumulaba 37 (y cinco goles) en Turín. En el conjunto bianconero ha ido creciendo en números cada temporada. En la que culminó hace unos meses participó en 49 partidos, entre todas las competiciones, repartió 15 asistencias y anotó diez veces. Con él en la medular, la Juve ganó liga y copa en Italia.

Después, se alistó con Francia para meter a la anfitriona en la final de la Eurocopa. En el torneo continental no llamó demasiado la atención, integrado en el trivote de Deschamps (le hizo un gol a Islandia) pero eso no depreció su valor. La puja se abrió en plena competición, con el Real Madrid y el Manchester United en cabeza de los pretendientes. Desde que arrancó el mercado estival estuvo claro que Pogba no cumpliría el contrato que aún lo ligaba a los turineses por los próximos tres cursos (había renovado en el 2014).

En cuanto el campeón de Champions desistió, fue evidente que el centrocampista volvería a Old Trafford, por donde han pasado tres técnicos desde que el galo se fue. Mourinho es el último candidato al imposible de emular a Ferguson, tras los fracasos de Moyes y Van Gaal. Y para endulzarle el reto al portugués, los diablos rojos contarán con varias novedades de alto nivel. Eric Baily llegó desde Villarreal para reforzar la zaga por 30 millones de euros, y Mino Raiola, que también representa a Pogbá, ya había llevado este verano a Old Trafford al armenio Mkhitaryan y a Ibrahimovic. El delantero sueco fue precisamente el primero en valorar el fichaje de su nuevo socio, aunque lo hizo con varios días de antelación. «Esto se va a poner interesante cuando llegue -sostuvo refiriéndose al galo-. Vamos a construir algo grande aquí».

El dinero gastado en Higuaín

Una pista más en el juego en que llevaba tiempo convertida la operación. Con continuos rumores que acercaban a alejaban el acuerdo cada día. El indicio de pacto reforzaba otros, como la adquisición por parte de la Juve de Gonzalo Higuaín. 90 millones pagaron los turineses al Nápoles por el delantero argentino, de 29 años, empezando a dilapidar unos ingresos que daban por seguros.

El traspaso se convertía en el tercero más elevado de la historia; otro enorme desembolso por un hombre gol. Pero ni dos semanas ha aguantado el Pipa en el puesto, desbancado desde la parte más alta por el que podría haber sido su compañero, que ahora jugará a las órdenes de Mou.

«¡Finalmente lo tenemos!», exclamó exultante el técnico portugués después de haber derrotado al Leicester para llevarse la Community Shield. «Se une a un equipo ganador. Tendrá que trabajar duro para formar parte del conjunto», proclamó el míster de los diablos rojos, advirtiendo a su nuevo pupilo. No parece que el reto le vaya a quedar grande a Pogba, que vuelve cuando quiere al lugar del que decidió salir. Como anticipo, ya ha colocado bien alto el listón.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Pogba se vende carísimo