Will Grigg, leyenda de Irlanda del Norte y de la Eurocopa sin jugar ni un solo minuto

El delantero del Wigan es la gran estrella de su selección gracias a un pegadizo cántico que le dedicó un aficionado y que compite con Beyoncé


La Voz

Junto con el fútbol y los goles, es una de las pocas buenas noticias que se están produciendo en la Eurocopa de Francia, hasta el momento marcada por la constante amenaza terrorista y por las palizas que se está registrando en las calles entre individuos que tienen más de paramilitares que de aficionados al deporte. Desmarcándose de las brutales peleas en las que siempre aparecen ingleses y rusos, los hinchas de Irlanda del Norte son un pequeño halo de luz entre las tinieblas.

Irlanda del Norte es una pequeña (1,8 millones de habitantes) y compleja nación con una población dividida entre los partidarios del statu quo, es decir, continuar formando parte del Reino Unido, y entre los defensores de escapar de los dominios de la corona británica e integrarse en la República de Irlanda, un conflicto enquistado con cuestiones religiosas y que en las tres décadas comprendidas entre 1968 y 1998 se ha saldado con la muerte de 3.524 (más de la mitad, civiles). Los aficionados de su selección, sorprendentemente clasificada para esta Eurocopa, se están convirtiendo en los grandes animadores de las calles de las ciudades allí donde juega el equipo de fútbol. Están en Francia de buen humor. Y no paran de demostrarlo.

Will Grigg es uno de los delanteros convocados por el seleccionador Michael O'Neill, y a su vez, el protagonista de una de las diez canciones con más descargadas en iTunes en el Reino Unido. La culpa la tiene Sean Kennedy, un aficionado del Wigan Athletic, equipo de la League One (categoría equivalente a la Segunda B española) en el que juega este futbolista. Su rendimiento durante esta temporada fue excelente, y motivó que este fanático del Wigan le compusiera una canción con la música del noventero Freed From Desire (Liberado del deseo) y se grabase en el salón de su casa interpretándola a porrazo limpio contra una pandereta de juguete y ataviado con la camiseta azul y blanca de su equipo. Luego la subió a Internet, y triunfó. Vaya si triunfó. Primero la empezaron a entonar los aficionados que acuden religiosamente cada domingo al DW Stadium, y luego la abrazaron los hinchas de Irlanda del Norte. Ellos la han llevado a la Eurocopa de Francia, durante estos días el mejor escaparate del planeta, y le ponen tanta emoción, y es tan pegadiza, que desde hace unos días también la cantan a viva voz los seguidores rivales que se van encontrando por las calles compartiendo cerveza con los norirlandeses y entonando al unísono el «Will Grigg's On Fire, your defence is terrified! (¡Grigg's está en racha, tu defensor está aterrorizado!)».

Will Grigg's On Fire

Irlanda del Norte, encuadrada en el grupo C junto a Alemania, Polonia y Ucrania, llega a la última jornada con tres puntos y posibilidades de pasar a la siguiente fase tras caer derrotada ante Polonia en la jornada inaugural e imponerse a Ucrania 2-0. Grigg no ha tenido la oportunidad de disfrutar de minutos en ninguno de los dos partidos, pero, ¿a quién le importa cómo se llama el delantero titular? Grigg's On Fire!.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Will Grigg, leyenda de Irlanda del Norte y de la Eurocopa sin jugar ni un solo minuto