Il Dottore se sienta en su diván

Valentino Rossi ya dibuja en su mente la decisiva carrera de Cheste, en la que tendrá que controlar sus emociones para protagonizar una remontada histórica y arrebatarle el triunfo a Lorenzo


Redacción / La Voz

Primera jornada de entrenamientos en Cheste con la Pax Romana impuesta por Dorna entre los candidatos al título Mundial de MotoGP y pilotos implicados colateralmente: Jorge Lorenzo, Valentino Rossi, Marc Márquez y Dani Pedrosa. El viernes, las primeras pistas; la Yamaha de Lorenzo el más rápido, seguido de las Honda de Márquez y Pedrosa, la Ducati de Iannone, Rossi (Yamaha) y Petrucci (también Ducati).

No ha forzado demasiado Il Dottore pero se ha realizado un examen psicotécnico en toda regla. ¿Cómo comprobar hasta dónde llega su moto en Cheste sin quemarse en una clasificación que para él ya tiene puesto adjudicado (último)?.

Valentino lo sabía, pero hasta el momento nadie daba importancia a la posible presencia de las Ducati entre Lorenzo y el italiano. Otro factor a tener en cuenta, dado que la ventaja de siete puntos con la que cuenta Rossi provoca que si algún piloto se inmiscuye entre ambos, probablemente el italiano se quede sin Mundial.

Reiteraba el nueve veces campeón que el circuito valenciano no le gusta nada. Volvió a quejarse por su angostura e insistió en que favorece a las virtudes de las Honda, es decir, las monturas de Márquez y Pedrosa.

Sin embargo, sabe que la remontada es posible, porque él mismo protagonizó una en el año 2004 similar a la que necesita el domingo. A excepción de Pedrosa en el año 2012, el mejor ejemplo de lo que debe hacer el italiano es el propio piloto de Urbino. Hace once años, en el Gran Premio de Catar, salió en la vigesimotercera posición y ya en la salida adelantó catorce puestos. Y en la tercera vuelta ya era cuarto. Al final, acabó tercero.

Rossi también se remontó a sí mismo en el año 2003, durante el Gran Premio de Australia y con Capirossi como rival. Comoquiera que Valentino había sido sancionado con diez segundos de penalización, en la decimoquinta vuelta comenzó a robarle tiempo al tiempo. Iba líder, pero exprimió su moto hasta ganar con una ventaja de 15,212 segundos. Motivación y capacidad técnica.

«Será importante mantener la concentración», dijo tras la primera jornada de entrenamientos en Cheste.

Psicología deportiva

El psicólogo deportivo y profesor de Psicología del Deporte en la Universidad de Vigo Joaquín Dosil, que en su momento tuvo una estrecha relación profesional con Jorge Lorenzo, ya había advertido en el análisis que realizó para La Voz que «debe centrarse en remontar pensando que su moto es de las mejores. Debe optimizar su rendimiento racionalizando su tiempo, no precipitarse, o tendrá más posibilidades de irse al suelo. No debe dejar nada al azar ni intentar una proeza, dejándose llevar por lo emocional, aunque es difícil diferenciar la parte racional (estrategia) y la emocional (al estar a 180 kilómetros por hora encima de la moto y tener que valorar situaciones)».

Rossi valoraba sus primeras sensaciones en Valencia: «Si trabajamos bien con la puesta a punto puede ser menos difícil, pero Valencia es un circuito complicado para remontar, porque es bastante estrecho y, además, en las rectas no somos especialmente rápidos, no tenemos una velocidad muy alta, así que tenemos que trabajar en otras zonas, como en las frenadas».

«La salida en MotoGP es vital, digamos que vale el ochenta por ciento, pero en esta ocasión será un poco diferente porque me encontraré tráfico y tendré que tener la energía y el ritmo suficiente como para ser rápido desde el principio hasta el final», concluyó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Il Dottore se sienta en su diván