Un nuevo Federer para los de siempre

El suizo, Djokovic, Murray y Nadal, favoritos al título en el último grande del año que comienza hoy


redacción / La voz, agencias

Es el jugador más admirado de todos cuantos estos días compiten en la élite del tenis. Para muchos, el más grande de la historia. A sus 34 años y con un palmarés que adornan 17 grandes, el genio de Basilea todavía se afana por demostrar que su descomunal talento está lejos de agotarse. Y para ello, no ha dudado en reinventarse, en regresar a sus orígenes. Ha apostado por reconquistar la red, su hábitat natural, el espacio donde su clase resplandece como en ningún otro lugar de la pista. Y en Cincinnati comprobó que esa apuesta iba en la dirección correcta. No cedió ni un solo set y doblegó en la final al número uno del mundo, Novak Djokovic.

En Cincinnati, Federer se apoyó en una estrategia agresiva, propia de quien quiere amedrentar a su rival. Pero hay que tener la suficiente categoría cuando la bola entra en juego para sostenerla. Federer se lanzó a restar encima del cuadro de saque con el segundo servicio del oponente. Una maniobra que le obligó a replicar a bote pronto, con escorzos tan espectaculares como imposibles y que acabaron poniendo al público en pie. La artimaña surtió efecto. Desconcentró a quienes tuvo enfrente, que no acertaron a adivinar un antídoto. Es el nuevo Federer. Más agresivo, más seguro de sí mismo. Podrá perder, pero hasta eso lo hará cómo le apetezca. Así son los más grandes. Manejan hasta el momento de su muerte.

«No quiero jugar al paso que me marquen otros, quiero hacerlo a mi manera», comentaba Roger Federer poco después de coronarse como campeón en el torneo previo al US Open que comienza hoy. Sonó a advertencia. Y a partir de ahora centrará todas las miradas. Ya es el principal favorito de un torneo que dominó durante cinco ediciones consecutivas, desde el 2004 hasta el 2008. Las pistas de Flushing Meadows tal vez no sean todo la rápidas que a Federer le gustaría para dominar con su prodigiosa mano. Porque al suizo no le interesa que los partidos se alarguen. Pese a que su preparación física ha sido sobresaliente, tener que jugar a cinco sets puede ser su único freno.

Las adversidades de Nadal

Si Federer vive al alza, el español Rafa Nadal atraviesa uno de los momentos más complicados de su carrera deportiva. Lejos quedan esos duelos que llegaron a monopolizar el tenis mundial durante más de un lustro. Sin ningún grande que anotar en su currículo esta temporada y lejos del número uno, Nadal no ha tenido suerte en los cruces del US Open, su última oportunidad para no firmar una campaña en blanco. Su rival en el debut de hoy (después del partido de Serena que arranca a las 19.00 horas, Eurosport) será el joven croata Borna Coric, que ya le venció el pasado año en el torneo de Basilea, en una pista mucho más rápida que las de Flushing Meadows.

En su camino se encuentran también el estadounidense Steve Johnson, el italiano Fabio Fognini, Feliciano López o el canadiense Milos Raonic, décimo del ránking mundial. Y si logra sobrevivir a todos ellos, tendrá un hipotético duelo con el número uno mundial, Novak Djokovic, en cuartos de final. «Estoy teniendo un año difícil, sí. Pero no es un año terrible. No puedo hacer un drama sobre este tipo de cosas. Este no es el momento para llorar», señala.

En este sentido, Djokovic señaló: «Rafa ha vuelto antes y puede volver a hacerlo. Es una de las personas que le pone mas pasión y esfuerzo a su trabajo, pasa horas en la pista cada día y se prepara para tratar de ganar. No puedes eliminarlo, sería un absurdo». El rendimiento del serbio será otra de las incógnitas que se despejarán en Nueva York. Quizás su tenis ha perdido algo de ritmo desde que cayó en Roland Garros, el objetivo que se había marcado para esta temporada. Pero, de todos modos, continúa siendo un rival temible.

Murray, de nuevo en la cima

Y quien ha vuelto a la cima es Andy Murray. Después de sus recurrentes lesiones, el británico ha recobrado su mejor nivel. En Montreal derrotó a Djokovic en la final y en Cincinnati solo el empuje del rejuvenecido Federer consiguió dejarlo fuera de la disputa del título. En el US Open, será otro de los candidatos a levantar el trofeo en la Arthur Ashe.

En cuanto al cuadro femenino, todo pasa por lo que haga Serena Williams. Ella es la referencia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Un nuevo Federer para los de siempre