Mano dura en el fútbol americano

Adrian Peterson, gran estrella del deporte más popular en Estados Unidos, fue suspendido hasta final de temporada tras golpear a su hijo con una vara

dpa

La NFL, la liga profesional de fútbol americano, anunció ayer la suspensión de empleo y sueldo de una de sus grandes estrellas, el jugador de los Vikingos de Minnesota Adrian Peterson, por un caso de «disciplina abusiva» contra su hijo de cuatro años.

Peterson causó lesiones corporales al pequeño, al que estaba castigando con una vara de madera. Tras un acuerdo con la fiscalía de Texas dijo que su intención no fue lastimar a su hijo, al que le provocó cortes y magulladuras en las piernas y las nalgas, sino disciplinarlo. «Siempre he creído que la manera en cómo me disciplinaron mis padres tiene mucho que ver con el éxito que he tenido como hombre. No soy un padre perfecto, pero tampoco un abusador de menores», se explicó en una extensa carta publicada en su cuenta de Twitter.

Peterson, uno de los grandes ídolos del fútbol americano, el deporte más seguido en Estados Unidos con una audiencia media de 17,4 millones de espectadores en un partido de liga regular, fue suspendido de inmediato. El runningback, cuyo salario esta temporada supera los 13 millones de dólares, puede recurrir la suspensión y reclamar un arbitraje.

En una carta remitida al jugador por el comisionado Roger Goodell, este subraya varios agravantes del caso. «Las lesiones fueron infligidas a un niño de solo cuatro años. La diferencia de tamaño y fuerza entre el niño y usted es significativa», señaló antes de destacar también la falta de remordimiento de Peterson [de 29 años, 186 centímetros de estatura y 98 kilos de peso] y le instó a no repetir acciones similares bajo la amenaza de ser apartado de la liga para siempre. «El tiempo de su posible reinserción (al equipo) se basará en los resultados del programa de tratamiento. La extensión de la suspensión dependerá de sus acciones. Estamos dispuestos a establecer un programa que pueda ayudarle, pero no tendrá éxito sin su compromiso sincero y continuo», añadió el comisionado.

Varios escándalos

La liga de fútbol americano se vio sacudida en los últimos meses por varios escándalos relacionados con la violencia doméstica de algunos de sus jugadores y ahora parece dispuesta a ejemplarizar con Peterson. En febrero pasado, Ray Rice, de los Cuervos de Baltimore, fue suspendido dos partidos por golpear a su entonces novia y ahora mujer. El aluvión de críticas por aquella tibia sanción creció cuando se publicó el vídeo de la agresión, en el que se ve cómo Rice deja inconsciente a su novia con un puñetazo en el ascensor de un casino de Atlantic City. El jugador está ahora suspendido de forma indefinida. Además, Ray McDonald está siendo investigado por golpear a su prometida, embarazada, pero sigue jugando con los San Francisco 49ers. Greg Hardy fue condenado en julio por agredir a su novia, lo que no generó una sanción por parte de la liga. Su equipo, las Panteras de Carolina, lo apartó del plantel tras el escándalo protagonizado por Rice.

La NFL es el torneo más rico de Estados Unidos con 10.000 millones de ingresos gracias a patrocinadores como Pepsi, Budweiser, Visa o McDonald's, que se han mostrado críticos los últimos días. Así, la multinacional Procter and Gamble ya canceló una acción publicitaria prevista para octubre.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Mano dura en el fútbol americano