La sexta resurrección de Guimeráns

Un tumor resistente a radioterapia lo ha obligado a dejar el fútbol seis veces


Redacción / La Voz

Óscar Guimeráns se ha empeñado en dejar a Sísifo a la altura del betún. Este personaje de la mitología griega es conocido por llevar una piedra con mucho esfuerzo hasta la cima de una montaña y, justo antes de llegar, retroceder hasta el punto de partida porque esta caía rodando ladera abajo. Un frustrante proceso que se repetía una y otra vez.

En el caso del futbolista pontevedrés, la montaña, su obstáculo, es un extraño tumor benigno pero muy agresivo y resistente que reaparece una y otra vez en pecho y axila; haciendo rodar hacia abajo su particular piedra, su ilusión, que es su amor por el deporte. «Es como si ya me hubieran intervenido seis veces de ligamento cruzado. Cada vez que me opero del tumor tengo que estar entre unas cosas y otras seis meses de baja antes de poder volver a jugar al fútbol», describe el protagonista, que el lunes confirmó su fichaje por el Ribadumia, de Tercera División, en una nueva exhibición de fuerza de voluntad y amor por el deporte.

Guimeráns había visto por sexta vez cómo la piedra rodaba ladera abajo al finalizar la temporada 2012-2013. Jugó el partido del ascenso a Tercera con el Arousa y desde entonces ha estado parado. En el presente mes de marzo inició una nueva escalada de la montaña. Se operó en Pamplona y en verano comenzó a ejercitarse con la intención de volver. «Tuve ofertas pero les dije a los equipos que aún no estaba bien. Que la axila todavía me tiraba al correr. Era una cuestión de honestidad. Hace mes y medio ya me lo tomé más en serio. Me vi bien y comencé a entrenar duro y a cuidar mi alimentación con una dietista. No es que estuviera gordo, pero 16 meses parado se notan. Desde entonces bajé ocho kilos para estar a tope y poder entrenar y jugar a mi nivel», describe el jugador pontevedrés, que comenzó a entrenar con el Ribadumia la pasada semana. «Estoy motivado e ilusionado por debutar de nuevo en el fútbol», destaca.

Al filo del profesionalismo

Óscar Guimeráns acaba de cumplir 28 años, pero su calvario comenzó cuando contaba con únicamente 19 y estaba ilusionado por llegar a ser profesional. Destacó en categorías inferiores, lo que le valió para firmar por la cantera del Deportivo. Fue quemando etapas en cadetes y juveniles y, justo cuando dio el salto al Fabril, llegó el mazazo de la enfermedad. «Era agosto y estaba en pretemporada. Tenía un bulto desde hacía unos años y un día se lo comenté a mis padres. Fui al médico y ya me dijo que era un tumor benigno pero agresivo porque resiste a la radioterapia. Ahí comenzó mi tortura. Me operaban, en teoría estaba todo bien, pero al año siguiente ya estaba otra vez ahí, reaparecía y había que empezar de nuevo», relata.

Guimeráns vio así cómo se le cerraba la puerta del Deportivo, pero siguió luchando. «Fiché por el Pontevedra y jugué en Segunda B dos años. Al acabar la temporada con Javi Gracia, en la que disputamos la fase de ascenso a Segunda A ?con una buena aportación de Óscar ya que jugó 1.285 minutos e incluso marcó un gol? tuve que volver a pasar por el quirófano y, al año siguiente, con Rafa Sáez y José Aurelio Gay, otra vez. Entonces ?en el 2009? ya no me renovaron y tuve que volver al Portonovo», lamenta el jugador, que recibía así el segundo portazo al profesionalismo por el dichoso tumor renacido.

Guimeráns no se derrumbó y lo siguió intentando. «Luego vinieron tres veces más hasta ahora. El deporte para mí es lo que implica aprender unas valores de esfuerzo que luego los puedes aplicar a la vida. Nada se consigue sin esfuerzo. He tenido que luchar por volver a jugar seis veces y no me importa si hay una séptima. Lo seguiré haciendo», destaca el jugador del Ribadumia, que cada año deberá pasar un control para ver si el tumor se le vuelve a reproducir. «El deporte te enseña estos valores de lucha y esfuerzo», sentencia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

La sexta resurrección de Guimeráns