Orenga, dimisión entre cuchillos

Sergio Scariolo, sin equipo y bien relacionado con la FEB, es el principal candidato para sustituirle


Una semana tardó Juan Antonio Orenga en dimitir de su cargo como seleccionador de baloncesto de España después de la derrota contra Francia. Desde entonces, el sueño de ganar un Mundial en casa se convirtió en la pesadilla por un fracaso agigantado por unas críticas enfocadas en el técnico encargado de llevar a la generación más exitosa al triunfo predestinado.

En el trayecto desde la noche fatídica del 10 de septiembre el preparador sólo vio respaldada su actuación de manera pública por el presidente de la Federación Española de Baloncesto, José Luis Sáez. «Estoy pensando todavía en el partido, no pienso ahora en la dimisión. Ya habrá tiempo», aseguró Orenga la noche de la desgracia en que no pudo conciliar el sueño. «Si hubiéramos metido algunos tiros nadie estaría hablando de mala preparación. Admito que puedo estar equivocado, pero debo seguir siendo coherente con mis procedimientos», argumentó dos días después Sáez. «No puedo ponerle una buena calificación al Mundial porque no logramos los objetivos que perseguíamos, pero sí se la pondría al trabajo», se defendió Orenga un día después.

Sin embargo, en el mismo período los cuchillos volaron desde sus propias filas mientras los gritos de «¡Orenga dimisión!» se sucedían en las gradas hasta en la final del Mundial. «Lo está intentando hacer a su modo y lo tenemos que aceptar. ¿Que nos cuesta? Pues sí. No te voy a mentir. ¿Que nos gustaría jugar más? Sí. ¿Que podríamos tener más minutos? Pues también. Pero lo que queremos es ganar, lo estamos haciendo y estamos jugando muy bien. Esperemos que esto siga así», avisó Felipe Reyes un día antes de que perdieran contra Francia sin que el pívot saliera a la pista. «Ellos han preparado mejor el partido que nosotros. Hemos confiado en lo de siempre, defender y correr, pero los tiros no nos han entrado. Ellos han jugado con mucha calma, nos tenían muy bien estudiados», lanzó Juan Carlos Navarro en la pista en que Francia había tumbado a España.

El puñal de Sito Alonso

La última punzada le alcanzó desde su zona de confianza, como Bruto a Julio César. Sito Alonso, ayudante principal de Orenga en el Mundobasket, reconoció en su presentación como nuevo entrenador del Bilbao Basket que era probable que las críticas de Navarro fueran ciertas porque no se había «preparado bien no sólo en lo táctico» el duelo de cuartos de final, aunque añadió que «sería injusto culparle a él solo». Pero Sito Alonso le arrojó el tiro de gracia: «Es una globalidad, no se puede personalizar. El máximo responsable es él, como él mismo ha reconocido, pero hay más». Ante el alud de ataques Orenga claudicó.

Al técnico se le recriminó su falta de soluciones ante el entramado defensivo que ideó Francia y que bloqueó a los españoles, así como su excesiva dependencia de un grupo reducido de hombres con Pau Gasol como principal referente. Pero además de las cuestiones tácticas se le señaló por sus decisiones disciplinarias. Pau Gasol acompañó a su hermano Marc a Barcelona el día anterior para ver a su sobrina recién nacida cuando él mismo había asegurado no encontrarse en las mejores condiciones físicas.

El mismo día el propio Sito Alonso se desplazó a Bilbao para negociar de manera definitiva su incorporación al nuevo equipo ACB. «Hay temas excepcionales como el nacimiento de una hija. La responsabilidad de las personas de las que estamos hablando está fuera de toda duda

Si alguien piensa que eso puede minar la concentración no habría que decírselo, lo haría», le parapetó Sáez, aunque se descolgó de una defensa a ultranza: «El régimen interno está en manos del entrenador, como ha ocurrido siempre. Yo no soy el seleccionador aunque lo digan, sólo soy el presidente».

También las críticas señalaron a Orenga como un seleccionador títere en manos de un presidente todopoderoso que impidió a Orenga dar una rueda de prensa el día después de la derrota y que ahora le acogerá en la FEB. La trayectoria como entrenador de Orenga se había fraguado casi en exclusividad en las distintas categorías de la selección española después de que fracasara en su paso por el Estudiantes con seis victorias y nueve derrotas como única experiencia en la ACB.

Con la selección sub-20 se colgó un oro con Mirotic como estandarte -a quien no logró convencer para jugar en la absoluta- y gracias a la norma que impide a un entrenador de la liga española ser seleccionador se le abrió la puerta de la selección sénior con la marcha de Sergio Scariolo. En el Eurobásket del 2013 se colgó un bronce sin Navarro, Ibaka, Pau Gasol ni Felipe Reyes, aunque sumó cuatro derrotas en el torneo.

Scariolo, principal aspirante

La federación buscará un nuevo técnico, pero los requisitos necesarios han obligado hasta ahora a descartar a nombres de prestigio como en su tiempo fueron Pepu Hernández, Aíto García Reneses o Sergio Scariolo, quienes terminaron por volver a los clubes después de su experiencia -algunos, con negociaciones en mitad de los torneos- o que salieron por sus luchas con Sáez. Entre los potenciales candidatos se encuentran Joan Plaza (quien debería abandonar el Unicaja) o la vuelta de Sergio Scariolo (sin equipo tras su marcha del Baskonia y bien relacionado con el presidente de la FEB).

Por su parte, Orenga se mantendrá en un cargo menos expuesto a los cuchillos. «Ahora me iré de vacaciones y cuando vuelva seguiré trabajando en la federación, porque así me lo ha hecho saber el presidente», reconoció el último seleccionador español que ha dimitido.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

Orenga, dimisión entre cuchillos