El director general presentó su dimisión


La presente semana ha supuesto otra vuelta de tuerca más a una situación insostenible. El cruce de declaraciones entre directiva y plantilla, el escrache de la plantilla a los tres componentes de la directiva que acabó en una denuncia en el juzgado de guardia del vicepresidente por coacción y los continuos desplantes y acusaciones entre unos y otros ya tiene sus primeras consecuencias.

Con el presidente del club, Alejandro Estévez, desaparecido para dar la cara ante la plantilla y ante los medios de comunicación, tanto el vicepresidente, José Ramón Fernández Morgade como el director general, Alberto Fernández Varela, manifestaron en la tarde de ayer su voluntad de presentar la dimisión en el plazo que los plazos legales lo permitan.

En concreto, por la tarde Alberto Fernández Varela lo hacía de forma tácita al afirmar: «Me voy por problemas familiares y porque la situación se ha enquistado tanto que ya es irreversible. Ojalá que aparezca gente para salvar esto, que está muy difícil, pero solo se puede lograr con la unión de todos».

Una dimisión que hará efectiva en la próxima asamblea de accionistas que se convocará la próxima semana en un plazo mínimo de 40 días, pero hasta esa fecha «seguiré trabajando y ayudando en todo lo que pueda como hasta ahora porque reconozco que, aunque lo intentamos, no hemos sido capaces de sacar adelante una situación límite por nuestro errores, pero reconociendo también nuestro trabajo realizado que ha sido honesto y por el bien del club». Y dejó un mensaje de futuro «el mejor activo del club es la afición que es la que consiguió que el club siguiese vivo estos dos últimos años».

Reunión clave con Hacienda

La próxima semana será clave en el futuro del club. Para el martes está prevista la reunión definitiva con Hacienda con el objetivo de conseguir el certificado que permita recibir las subvenciones de Concello y Diputación lo permitiría acabar la temporada.

Un acuerdo que como reconoce el vicepresidente, Jose Ramón Fernández Morgade «está difícil porque su postura es firme, pero tenemos que intentar que vean la situación del club y de los jugadores, que están sin cobrar y sin un acuerdo satisfactorio el club está en una situación crítica».

Morgade reconoce que su adiós está próximo «porque así nos lo piden y nosotros solo vinimos para trabajar por el club y sin ningún interés oscuro más como dicen. Seguiremos trabajando por el club hasta el día que legalmente podamos irnos y ayudando incluso después si nos lo piden. Soy una persona seria y no dejaremos tirado al club ni a los accionistas que podrían hasta denunciarnos».

Y de cara al futuro es claro «ya avisamos que la situación es límite pero con la implicación de la ciudad puede ser viable».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Tags

El director general presentó su dimisión