El Obradoiro y Homs unen retos

El club y el escola apuestan por recuperar la mejor versión del jugador que deslumbró en las categorías inferiores del Joventut


Santiago / La Voz

En las tres últimas temporadas el Obradoiro ha exportado pívots a la NBA y a la Euroliga: Lasme (Panathinaikos), Salah Mejri (Real Madrid), Robbie Hummel (Minnesota Timberwolves), Levon Kendall (Alba Berlín, que este año compite en Eurocopa) y ahora Mike Muscala (Atlanta Hawks).

El nuevo reto está en el perímetro, al que acaba de llegar Albert Homs. Formado en la cantera del Joventut, brilló en infantiles, cadetes y júnior, hasta el punto de ser considerado uno de los mejores jugadores europeos de su generación, la del 94.

Con 15 años, Sito Alonso lo convocó para el partido ante el Valladolid, pero no llegó a jugar. En la campaña siguiente debutó en la ACB, de la mano de Pepu Hernández. En el club verdinegro veían en Homs un heredero natural de la estela que habían abierto Rudy Fernández y Ricky Rubio. No en vano, fue medalla de oro con la selección española sub 18 en Varsovia. Y también ganó el torneo de Mannheim, considerado el campeonato del mundo oficioso.

Todos hablaban de un jugador distinto, con un talento especial para el manejo de balón, clarividente para descifrar el baloncesto. En infantiles y cadetes podía jugar en cualquier demarcación, pero siempre trató de amoldarse a la de base.

Sin embargo, esa progresión que parecía imparable frenó en seco, hasta el extremo que el Joventut decidió poner punto y final a la vinculación con Albert Homs a finales de verano, un año antes de que expirase el contrato. Ahora le llega una nueva oportunidad, antes de lo esperado, en una temporada que encaró con el objetivo de «disfrutar y tratar de jugar bien».

José Luis Mateo, director general del Obradoiro, recuerda que el club apostó en verano por «fichar a dos jugadores de formación, uno interior y otro exterior, para cederlos en equipos cercanos». Uno fue Diatta Diop, que recaló en el Cambados. Y el otro, Albert Homs.

Diop se recupera de una operación de menisco desde finales de enero. «Hubiésemos tirado de él, aunque solo fuese para entrenar, tras la marcha de Minnerath», apunta Mateo. Ahora es el turno de Homs, por «la baja de larga duración de Iñaki, que ha hecho un esfuerzo terrible por volver. Pero su rodilla se lo impide».

Albert Homs puede manejarse en cualquier posición del perímetro, pero con el paso del tiempo parece que como se encuentra más cómodo es en la demarcación de escolta. «De él esperamos -explica Mateo- que nos ayude y que haga un esfuerzo por integrarse rápido. Viene a un buen grupo, con unos entrenadores muy trabajadores y metódicos en la mejora individual de los jugadores. Llegará dónde su calidad, capacidad de trabajo y mentalidad le lleven».

Javi Llorente

Javi Llorente, el entrenador que lo ha tenido a sus órdenes en Marín, solo encuentra palabras de elogio: «Entendemos la situación y nos alegramos por Albert. Es muy buen tipo».

El técnico apunta que el jugador catalán tiene margen de mejora «en el tiro y en su físico, dos aspectos en los que ha trabajado muchísimo». Subraya que con el paso de las jornadas ha ido alcanzando «una línea de regularidad en su juego, y compite mejor que cuando llegó». «Con nosotros -añade- defendía a los tres pero hacía los sistemas como un dos y ayudaba a subir el balón».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos

El Obradoiro y Homs unen retos