Un trazado sin margen para el error

El reto de conducir por la noche y el circuito urbano lo hacen especial para los pilotos


Finalizada la gira europea, la formula 1 se traslada a Singapur, donde comienza la recta final del campeonato del mundo. Sebastian Vettel y Red Bull están demostrando una superioridad aplastante gracias a la perfecta temporada que está cuajando el alemán y a un coche casi imbatible en calificación y con un ritmo de carrera impresionante.

En Singapur, los pilotos y los equipos tendrán que competir bajo unas condiciones muy especiales que no se dan en ningún otro circuito del Mundial.

El problema es que una carrera nocturna añade una dimensión completamente nueva; a pesar de que el alumbrado del circuito es excelente, la perspectiva visual del piloto varía mucho. Cada piloto tiene una capacidad visual diferente y las diferentes condiciones de luz afectan a unos más que otros, haciendo que dejen huecos más grandes o no vayan tanto al límite.

Aparte del reto de conducir por la noche, el circuito en sí presenta las dificultades propias de un circuito urbano en donde un pequeño error o falta de concentración se paga muy caro. La gran cantidad de baches, tapas de alcantarilla o líneas blancas comprometen la tracción y el agarre.

Respecto a los monoplazas, los últimos grandes paquetes de mejoras se introducirán en este gran premio, debido a que el resto de circuitos del calendario tienen niveles de carga aerodinámica similares. La configuración del coche se realiza para que haya un buen agarre en la parte delantera. La gran cantidad de curvas con muros a las salidas hacen que el subviraje (pérdida de agarre en el tren delantero) sea algo que hay que evitar, dado que los coches no tienen escapatorias para irse largos.

Otro elemento a considerar es la carga de combustible. Suele ser la carrera más larga del año, y el consumo por kilómetro es de lo más altos, al hacerse casi mitad de la vuelta en aceleración máxima. En cuanto a la estrategia de carrera, debe ser flexible y blindada frente a la alta posibilidad de que salga un safety car que pueda alterar las circunstancias de carrera.

Viendo las últimas carreras es previsible otro dominio de Red Bull, aunque los Mercedes pueden plantarles cara debido a que en Mónaco y Budapest, que tienen un nivel de carga aerodinámica muy alta y parecida a Singapur, lograron la pole y victoria. Esto hace que a Ferrari se le presente un fin de semana bastante complicado debido a la diferencia que le sacan sus rivales principales y a las características del circuito.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

Un trazado sin margen para el error