Gareth Bale: El derroche como proyecto

Después de proponerse que Cristiano Ronaldo sea el mejor pagado del mundo, Florentino está dispuesto a romper su propio récord con Gareth Bale

Una valla publicitaria proyecta la imagen de Gareth Bale en Nueva York.
Una valla publicitaria proyecta la imagen de Gareth Bale en Nueva York.

Redacción / La Voz

Gareth Bale está a punto de romper el mercado de fichajes. Los casi cien millones de euros que el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, parece dispuesto a pagar al Tottenham para hacerse con el futbolista galés supondrán un hito, pero para el dirigente blanco, que apadrina el derroche como proyecto desde su llegada a la presidencia madridista, no será el primer récord.

De hecho, de confirmarse las cifras que manejan los medios de comunicación ingleses, Florentino Pérez habría consumado con Gareth Bale cinco de los seis fichajes más caros de la historia del fútbol. Solo se queda al margen Edinson Cavani (el PSG pagó al Nápoles 62 millones de euros). Cabe recordar que el Real Madrid ya pagó en su momento 60 millones de euros por Figo, 66 por Kaká, 72 por Zidane, y 96 por Cristiano Ronaldo, que hasta la fecha es el futbolista más caro de la historia.

Precisamente, tras la cerrar la operación con Gareth Bale, convertir al portugués, que negocia su ampliación de contrato con el club blanco, en el jugador mejor pagado el mundo es uno de los objetivos a corto plazo que Florentino Pérez ha hecho público.

Fuentes del entorno madridista aseguran que el club baraja un salario para Cristiano de unos 17 millones de euros netos. El nivel de gasto del Real Madrid de Florentino Pérez en los emolumentos de su plantilla es tal que si Gareth Bale firma su contrato a razón de once millones de euros al año, solo sería el quinto mejor pagado del vestuario, por detrás del propio Cristiano Ronaldo, Iker Casillas, Kaká y Sergio Ramos.

Al igual que la táctica para hacerse con Gareth Bale, la manera en que el dirigente blanco maneja la incorporación de un jugador de renombre, anunciando a los cuatro vientos su deseo de ficharlo (lo mismo sucedió con el entrenador Carlo Ancelotti) complica y encarece las operaciones. Solo es necesario recordar el caso de Illarramendi, por el que acabó pagando la cláusula (38 millones).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos

Gareth Bale: El derroche como proyecto