Los incidentes con los neumáticos en el GP de Gran Bretaña desatan críticas a Pirelli

La FIA y Pirelli investigan las causas de los reventones múltiples

C. Hollmann
Silverstone / DPa

Cuando el conflicto por los polémicos tests de neumáticos con Mercedes comenzaba a darle un respiro, Pirelli sumó ayer un imprevisto dolor de cabeza. En cuestión de minutos, los neumáticos de Hamilton, del Ferrari del brasileño Felipe Massa y del Toro Rosso del francés Jean-Eric Vergne reventaron. Y a falta de pocas vueltas para el final se sumó el McLaren del mexicano Sergio Pérez, que al igual que en los tres casos anteriores vio como su rueda trasera izquierda quedaba completamente deshilachada.

Advertidos, los equipos se apresuraron a ingresar a boxes para cambiar a neumáticos duros. Sin embargo, nadie acertaba a comprender si se trataba de un problema de las ruedas o de la pista.

Desde Mercedes se preguntaban durante la carrera si no se debía a la temperatura excesiva de las gomas, en una jornada con sol y calor en el Reino Unido. En McLaren, en cambio, se hablaba de un problema en el piano de la curva y muchos pilotos intentaban evitar subirse al cordón.

Fuera por una cosa o por la otra, las mirabas apuntaron inmediatamente a Pirelli, el proveedor exclusivo de neumáticos de la fórmula 1, que ayer tenía unos cuantos periodistas más de lo habitual agolpados en su motorhome. «Es algo imprevisto. Un problema totalmente nuevo. Debemos comprender primero qué es lo que ocurrió», explicó el jefe de deportes de motor del fabricante italiano, Paul Hembery. «Debemos analizar todos los hechos involucrados. Vamos a trabajar para entender realmente los hechos y luego veremos qué hacer para el próximo fin de semana», agregó Hembery, que mantuvo una reunión con el jefe de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), Jean Todt, así como con el director de carrera, Charlie Whiting. Mientras Hembery daba explicaciones, el español Fernando Alonso advertía que el neumático que se desprendió del coche de Pérez le pasó «a un centímetro» y el británico Jenson Button exigía cambios. «No es peligroso solo para el conductor, sino también para los otros vehículos. Los coches pueden ser golpeados por un neumático que tiene un metal adentro. Esto debe cambiar. No hay nada que decir. Todos conocemos la situación», dijo Button.

Reunión el miércoles

Jean Todt, presidente de la federación Internacional del Automóvil (FIA), anunció ayer que este miércoles se reunirá con los responsables del fabricante italiano de neumáticos Pirelli para analizar los numerosos problemas de ayer. «Evidentemente Pirelli quiere estudiar primero los incidentes vividos durante los últimos días», dijo Todt durante un programa de Fórmula 1 en Canal+ Francia. «Desde el mismo momento en el que hay problemas de seguridad, hay que tomar decisiones. Debemos analizar las cosas y tomar una decisión final», agregó. Según el portal especializado Autosport, dicha reunión se celebrará en el Nürburgring, escenario el fin de semana que vienen del Gran Premio de Alemania.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Los incidentes con los neumáticos en el GP de Gran Bretaña desatan críticas a Pirelli