«Ya hemos logrado una medalla»

DEPORTES

ANTÓN BRUQUETAS

Aseguran que los «innumerables» mensajes de apoyo que han recibido son el mejor premio

04 ago 2012 . Actualizado a las 07:00 h.

En tierra firme, la bahía de Weymouth-Portland, situada a 288 kilómetros al suroeste de Londres, es un lugar apacible, la típica zona residencial inglesa jalonada de viviendas unifamiliares de planta baja. Allí, solo el trajín de los Juegos Olímpicos altera la tranquilidad natural de las dos pequeñas localidades a orillas del Atlántico. Este paraje se ha convertido durante 15 días en la sede de las competiciones de vela para la gran cita de la capital británica. Pero en el mar esta calma no se siente. Los siete campos de regatas que se han ubicado en las aguas de la inmensa ensenada reciben a diario vientos moderados de entre 12 y 19 nudos de media. Bajo estas condiciones, Támara Echegoyen (Ourense, 1984) y Sofía Toro (A Coruña), quienes junto a la asturiana Ángela Pumariega completan la tripulación española de Match Race, han exhibido su mejor rendimiento para, a falta de la regata que disputarán hoy ante Dinamarca, asegurarse el pase a los cuartos de final y firmar, como mínimo, un diploma olímpico. «Ahora ya sueño con el podio», destaca Sofía Toro.

-¿Qué sensaciones les ha dejado este gran arranque en los Juegos?

- [Támara Echegoyen] Lo principal es que cada día que salimos al agua estamos navegando bien, eso nos permite comenzar cada jornada con sensaciones positivas y enfrentarnos al siguiente desafío sin que decaiga el ánimo. Además, hasta el momento hemos llevado a cabo todas las estrategias que habíamos planeado y eso también es importante. Es cierto que hay veces que nos sale bien y otras que cometemos algún error, pero estamos recopilándolos todos para que en cuartos de final nos ayuden a hacer grandes regatas.

-[Sofía Toro] Hay que tener en cuenta que ahora viene la parte más difícil de la regata. Vamos a tener cinco enfrentamientos contra una de nuestros rivales y el campo de regatas es extremadamente complicado. Resulta sencillo fallar.

-¿Por qué es tan complicado el campo de regatas que les ha tocado?

-[T.E.] Porque está muy pegado a tierra y una de las balizas que hay que rodear está demasiado pegada a la costa con lo que te puedes quedar sin viento. En esencia, hay muchas variaciones de viento y no solo de dirección, sino también de intensidad y dependiendo del tramo en el que estés, unas veces son favorables y otras no. Se ha dado el caso de que hemos completado una gran ceñida, sacarle mucha ventaja a tu rival y en uno de esos cambios, ver cómo te la recortan de golpe y se queda en cero. Debemos estar preparadas para continuamente empezar de nuevo las regatas. La máxima ventaja nunca es suficiente para navegar relajada.

-¿Y cómo están viviendo esta experiencia olímpica?

-[S.T.] Todo es fantástico. Me quedo con el día de la apertura de los Juegos, que fue impresionante, la entrada al estadio,... Y no íbamos a dormir en la villa y al final pasamos la noche allí y eso también me marcó. Pero quizás lo que más me sorprende es la cantidad de gente que nos manda mensajes de apoyo. La verdad es que nos da mucha fuerza para exprimirnos a tope.

-[T.E.] Eso es una pasada. Recibo mensajes de la gente que me dice que le estamos alegrando los días, que para ellos es una emoción llegar a la tarde y ver cómo hemos quedado... Por esto ya creo que hemos ganado una medalla, ese es el mejor regalo que nos podemos llevar de aquí.