Los difusores marcan la diferencia


Se abrió la aduana del 2009 en la fórmula 1 y el resultado es inapelable y esclarecedor. Los difusores ganan a los KERS por 1-0. La temporada arrancó con los equipos divididos, como si el circuito de Albert Park hubiese decretado dos bandos: las escuadras que juegan la Liga de Campeones y las que se quedan fuera. Los controvertidos difusores traseros hicieron volar a las tres escuderías que los están utilizando. Williams situó a Nico Rosberg al frente en las dos sesiones de estreno. Brawn y Toyota se situaron a continuación. El español Fernando Alonso debutó con su R29 instalado en la panza del pelotón, ni frío ni calor, décimo en la primera sesión y duodécimo en la segunda. Kimi Raikkonen firmó al principio el tercer puesto, pero cerró la sesión con el puesto undécimo. Y en este cambio de papeles, el campeón del mundo, Lewis Hamilton, finalizó en los últimos puestos (16 y 18).

Los registros marcados ayer en Albert Park dejaron poco lugar a la dudas sobre la influencia del difusor. Seis de los siete primeros clasificados de ayer llevaban instalada la controvertida pieza. Y ninguno de los pilotos que lograron los mejores registros estaba entre los favoritos hace solo unas semanas: Rosberg, Barrichello, Trulli, Button, Glock y Nakajima. Mark Webber logró colarse con su Red Bull entre el grupo de elegidos. Fue el único intruso.

La pieza en cuestión enreda algo más este deporte tan complejo, donde la fina línea que separa la legalidad de la trampa está en la interpretación de las reglas. El difusor es una pieza de la aerodinámica instalada en la parte inferior trasera del monoplaza y que tiene como objetivo acelerar el flujo de aire que discurre por ahí, incrementando la adherencia. Y debe tener una longitud de 35 centímetros y estar situado a una altura de 17,5 del suelo.

Williams, Toyota y Brawn han desarrollado con una placa más corta encima del difusor una especie de doble difusor. Renault, Ferrari y Red Bull, las escuderías que protestaron oficialmente ante la Federación Internacional del Automóvil (FIA), suponen que se aumenta el apoyo aerodinámico a través de agujeros en el suelo del coche, por los que el aire discurre en el difusor superior. Pero los comisarios del Gran Premio de Australia dieron como válidos los monoplazas de Williams, Toyota y Brawn.

El beneficio del polémico elemento que utilizan las tres escuderías que han dominado los entrenamientos podría rondar el medio segundo por vuelta.

«Una solución inteligente»

«Nosotros hemos aplicado una solución más inteligente, pero todos la podrían haber tenido en cuenta», protestó Ross Brawn, propietario del equipo sorpresa de este arranque de temporada y jefe del área técnica de la asociación de equipos (FOTA). Brawn se mostró feliz y confiado y cree que sus monoplazas tienen potencial para puntuar en la mayoría de grandes premios del Mundial.

Flavio Briatore se mostró muy crítico con la FIA. «Estos equipos no siguen el reglamento. Pero se tenía que haber intervenido antes», se quejaba el patrón de Renault.

«Estamos en mejor posición de la que pensábamos», admitió Nico Rosberg, pero cree que los monoplazas de Ross Brawn son «más rápidos».

El asalto definitivo para tomar la parrilla tendrá lugar esta mañana (entrenamientos oficiales, hoy a las 7.00 horas; carrera, mañana a las 8.00 horas; La Sexta). Será el segundo asalto de los difusores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Los difusores marcan la diferencia