Manu Dibango: el saxo de África

El músico camerunés fallece en París a los 86 años tras complicaciones causadas por el coronavirus

Manu Dibango, durante una actuación en el mítico teatro Apollo de Harlem, en el 2015
Manu Dibango, durante una actuación en el mítico teatro Apollo de Harlem, en el 2015

Redacción / La Voz

África ha perdido a uno de sus referentes musicales en la figura de Manu Dibango: el saxofonista camerunés falleció este martes en París, a los 86 años, por complicaciones derivadas del coronavirus. El músico llevaba ya varios días hospitalizado. 

Dibango perteneció a esa generación de músicos africanos que llevaron los sonidos -tan diversos como la pluralidad de sus procedencias- del continente a todo el mundo a partir de la década de los setenta del año pasado. Nacido en Duala en 1933, el artista, cuyo nombre completo era Emmanuel N'Djoké Dibango, empezó su carrera con el grupo congoleño African Jazz, un sintagma que ya apuntaba los dos pilares que sustentarían los planteamientos sonoros de Dibango. Tras actuar en varios países africanos y europeos como Bélgica o Francia -de niño asistió a la escuela francesa-, Dibango inició una trayectoria en solitario en 1968, pero su verdadero éxito llegó con su quinto disco, Soul Makossa, publicado en 1972. Tomando como referencia la palabra makossa -baile, en su lengua madre-, el tema era una fusión extremadamente vitalista y rítmica en la que confluían distintos ríos sonoros para ofrecer una música tan singular como disfrutable.

Soul Makossa le abrió las puertas a giras mundiales y todo tipo de colaboraciones, con coetáneos como Fela Kuti o Ladysmith Black Mambazo -apropiadamente- pero también con artistas tan diversos como Don Cherry, Fania All Stars o Sly and Robbie. Como ocurrió también con Bob Marley o el mencionado Fela Kuti, Dibango encarnaba para sus paisanos y admiradores la posibilidad de que también el Tercer Mundo podía conquistar el planeta con sus propias estrellas. Ya en lo musical, el camino de fusión que abrió fue seguido por muchos otros y motivo de inspiración: dejó huella en la naciente escena disco y, cuando llegó el rap, no pocos samplearon sus ritmos. Mención aparte merece el uso por Michael Jackson de un fragmento de una de sus canciones -y que luego también usaría Rihanna-, lo que derivó en implicaciones de carácter legal.

Dibango visitó Galicia en el 2008 para actuar en Santiago dentro del ciclo Sons da diversidade, donde presentó African Woodoo, un disco que recopilaba muestras de su trabajos para cine y televisión. Durante su carrera el músico mantuvo una regularidad notable y siguió publicando discos hasta hace pocos años.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Manu Dibango: el saxo de África