El fraternal reencuentro de los Machado

La última carta de Antonio, escrita días antes de su muerte en Colliure, en la muestra que el Cervantes dedica a los hermanos y se nutre de los 5.300 documentos de Unicaja


Madrid / Colpisa

Antonio y Manuel Machado no pudieron despedirse cuando el primero tomó el camino del exilio para citarse con la muerte en Colliure el 22 de febrero de 1939. Antonio murió con el corazón helado y partido por las dos Españas. Manuel acabaría escribiendo elogiosos versos a Franco y Queipo de Llano, aunque nunca se sabrá «si lo hizo con una pistola apuntándole a la nuca», dice Ian Gibson, hispanista y biógrafo de Antonio. Los hermanos no se dieron en vida el abrazo que tanto deseaban y que, ochenta años después, se hace posible, a través de sus papeles, en la muestra que les dedica el Instituto Cervantes, que saca a la luz la última carta autógrafa del poeta. Entre los 5.300 documentos machadianos que atesora la Fundación Unicaja están la primera y la última misivas manuscritas de Antonio Machado Ruiz. Ambas se exhiben Los Machado, que todavía puede verse hasta el 9 de febrero en la sede central Cervantes. Con centenar y medio de piezas, rescata el legado de la familia rota por la guerra y encarna «el amor fraternal que no se rompió ni siquiera tras la separación forzada por la Guerra Civil», según Luis García Montero, director del Cervantes.

Por primer vez se exhibe el borrador de la última carta que Antonio Machado dirigió desde Colliure días antes de morir al escritor asturiano y su maestro en la Institución Libre de Enseñanza, Luis Álvarez Santullano. El poeta da cuenta de su precaria salud tras el penoso viaje que le llevó de Madrid a Valencia, Cataluña y el sur de Francia, cuando los sublevados franquistas vencieron a la II República. El derrotado poeta y catedrático de francés sugiere en la carta que sus posibles destinos son la Unión Soviética o México. «No he podido contestar antes a su interesante carta porque a mis ya viejos achaques ha venido a sumarse un funesto catarro bronquial, que -aunque mejorado-, me tiene bastante fastidiado. De acuerdo con sus atinadísimas observaciones, en efecto creo que el asunto de URSS de momento quizás debe ser aplazado y, sobre todo, si se puede resistir aquí el tiempo que tarde en vislumbrarse un porvenir», señala Machado.

Invitación de Cambridge

No hubo posibilidad de que valorara un liberador viaje a Cambridge, ya que la carta de invitación de J.B. Trend para trabajar en la prestigiosa universidad británica, fechada el 20 de febrero de 1939 y que también está en la exposición -de la que son comisarios Antonio Rodríguez Almodóvar, Rafael Muñoz Zayas y Rafael Alarcón-, llegó a Colliure dos días después de la muerte del poeta. Se muestra también su primera misiva manuscrita de la que se tiene noticia, escrita con 17 años, en el verano de 1882, y dirigida a su padre, que estaba en San Juan de Puerto Rico.

Entre el material conservado celosamente por sus herederos hay objetos tan icónicos como el bastón del autor Campos de Castilla que Manuel recuperó en Colliure, su carné de afiliación a Izquierda Republicana el 30 de marzo de 1937, su documento de evacuación fechado en Valencia, una cartera de piel de cocodrilo con sus iniciales, un pasaporte expedido por el Consulado español en Perpiñán el 31 de enero de 1939 o un retrato de Picasso de 1955.

Todos los documentos pertenecen a la Fundación Unicaja, que adquirió su legado en dos tandas, según precisó Braulio Medel, presidente de la institución. La primera compra de 770 documentos tuvo lugar en el 2003 en una sala de subastas sevillana. En el 2018 el fondo se amplió sustancialmente con la compra de otros 4.570 documentos a los herederos. Un legado que, además de cartas inéditas, atesora cuadernos manuscritos, fotos, dibujos, bustos, libros y obras teatrales exhibidos junto a una pieza audiovisual en una muestra dividida en ocho zonas.

También novedosa es la exhibición de los cuatro actos casi completos de La diosa razón, obra dramática sobre la Revolución francesa escrita al alimón por Antonio y Manuel. Nunca se estrenó, pero habrá pronto una edición diplomática, según anunció Medel.

De notable interés es igualmente la primera página de un borrador para el discurso de ingreso en la RAE de Antonio Machado que jamás llegó a pronunciar (era académico electo desde 1927), como la carta de pésame de la Hispanic Society enviada a Manuel tras la muerte de su hermano.

En la Caja de las Letras del Cervantes se instaló el Buzón de los Machado, que contiene tres pequeñas arquetas con tierra de la sevillana calle Dueñas, del cementerio de Colliure donde está enterrado Antonio, y del cementerio civil y la antigua Biblioteca Municipal de Madrid, donde trabajó Manuel. Abierto en la caja número 1722, el buzón machadiano permitirá a los visitantes depositar los mensajes que les habría gustado compartir con los hermanos. «El amor fraternal de los Machado se simboliza en una manera de entender España hacia el entendimiento y la conciliación, alejándose de la crispación y el enfrentamiento. De lo que no cabe duda es del verdadero amor y la calidad humana que ambos desprendieron en su tratamiento fraternal», ensalzó García Montero.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El fraternal reencuentro de los Machado