Un amor de verano en Estocolmo

La gallega Neila García Salgado, Premio Nacional de Traducción, vierte al castellano «El juego serio», de Hjalmar Söderberg, uno de los grandes escritores suecos

Soderberg es un escritor clave de la literatura sueca
Soderberg es un escritor clave de la literatura sueca

Redacción / La Voz

Los amores de verano son especiales, muchas veces tan extraordinarios como efímeros. Lo saben Arvid y Lydia, que prolongan su enamoramiento más allá de la temporada estival y deben hacer frente a la separación, los dilemas y el frío. Arvid y Lydia son los protagonistas de El juego serio, una de las novelas más celebradas del escritor sueco Hjalmar Söderberg (Estocolmo, 1869-Copenhague, 1941), que acaba de publicar Nórdica en traducción del sueco a cargo de Neila García Salgado (Ourense, 1991).

Una edición que contribuye a un mejor reconocimiento de un autor clave en la literatura sueca, pero cuya difusión en España no está todavía a la altura de ese estatus. La causa, según García Salgado, «podría obedecer a que sus obras tardaron en traducirse y se tradujeron, además, a partir de otros idiomas, alemán e inglés, y no directamente desde el sueco». No obstante es un descubrimiento que merece la pena: «Creo que su literatura sigue siendo igual de pertinente, y los editores parecen estar de acuerdo en esto». Como ejemplo de ello, García Salgado apunta al interés de distintos sellos por publicar otra de las obras claves del sueco, Doctor Glas. «Quizás ese interés venga motivado por los elogios de autoras como Susan Sontag o Margaret Atwood, que admiraban la obra de Söderberg».

Si Söderberg es un autor que no ha perdido vigencia con el paso del tiempo se debe, en buena medida, a su talento narrador. «En mi opinión, es un maestro del estilo», coincide su traductora. «Es un autor muy culto -abundan en sus obras las referencias musicales y poéticas, sobre todo-, con una gran sensibilidad estética y con una agudeza pasmosa para captar la psicología humana», añade. Un refinamiento que no cansa: «No resulta pedante ni farragoso, sino todo lo contrario. Es capaz de condensar y transmitir ligereza al mismo tiempo; de escribir las confesiones más desgarradoras y los diálogos y descripciones más irónicos». Para García Salgado, «es un placer leerlo y también traducirlo, sin obviar, por supuesto, el reto que plantea».

Trasvase de lenguas

El juego serio se traduce por primera vez del sueco al castellano -hay una edición anterior, pero desde el inglés-, aunque en gallego ya se había publicado (O xogo serio; Hugin e Munin, 2016) en versión de Marta Dahlgren. García Salgado sabía de esta edición, pero no consiguió hacerse con un ejemplar. «Una pena, porque me gusta mucho curiosear traducciones a otros idiomas de los libros que voy traduciendo».

De los retos que plantea ese trasvase de una lengua a otra, la traductora elige uno: el encuentro entre dos personajes en una fiesta: ella, hija de terratenientes y gran cazadora; él, escritor. Cuando ella le pregunta si en el barrio de Estocolmo Óstermalm hay buenos cotos de caza, él responde en broma: «Sí, hay uno bastante bueno en la esquina entre Karlavägen y Jungfrugatan». Esta última calle se puede traducir como «de la doncella», es decir, «mujer virgen», lo que ofende a la cazadora. García Salgado curioseó en los planos de la zona y se encontró con que en la época de la narración había unos ultramarinos selectos que muy probablemente despacharían carne de caza. «La respuesta de él pudo haber sido de lo más inocente y referirse a esa tienda», aventura la traductora, quien, sin más referencias al ultramarinos en el texto original, tuvo que limitarse a mantener ese «choque de intenciones de uno y otro».

Una versión para que el lector recorra virtualmente el escenario de la novela

En su proceso de traducción, Neila García Salgado se marcó como consideración primordial «que el lector pudiera acceder fácilmente a referencias en español acerca del lugar del que se estaba hablando y permitirle, así, que recorriera presencial o virtualmente el Estocolmo de la novela». No en vano, la capital sueca es casi otro personaje más de El juego serio, retratada en el cambio del XIX al XX y las transformaciones sociales que caracterizaron esa época. La novela de Söderberg es la primera que García Salgado publica tras recibir el año pasado el Premio Nacional de Traducción por su versión de la poesía completa de la sueca Edith Södergran. «Confieso que después del premio me aterraba ponerme a traducir», recuerda. «Pero me empleé con la misma dedicación, minuciosidad y amor por mi trabajo y creo que eso, y no el resultado, es lo que está en mis manos», añade. 

Neila García: «Los traductores ayudamos a que nos entendamos bien»

xesús fraga

La ourensana fue distinguida con el Premio Nacional de Traducción por su versión del sueco de la poesía completa de Edith Södergram

Neila García Salgado (Ourense, 1991) recibió ayer en su casa de Viena la noticia de que el Ministerio de Cultura español le concedía el Premio Nacional de Traducción por su versión del sueco de Encontraste un alma. Poesía completa (Nórdica), de Edith Södergram. En la capital austríaca alterna trabajos temporales como intérprete para la ONU y la traducción literaria del sueco, pero también del inglés y del alemán.

-¿Cómo nace ese interés suyo por el sueco?

-Desde pequeña tuve interés por Escandinavia. Quise estudiar alguno de sus idiomas, pero entonces en Ourense no se podía estudiar ninguno, no sé ahora. Lo más parecido era el alemán y eso fue lo que elegí. Ya en la carrera pedí una beca Erasmus, dudando entre Islandia y Suecia, pero al final me fui a Suecia, donde me quedé unos meses más para hacer unos cursos intensivos. Luego me fui a Alemania y allí sí que se puede estudiar sueco en la universidad.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Un amor de verano en Estocolmo