Conociendo al Valle-Inclán íntimo

Elisa Álvarez González
Elisa Álvarez SANTIAGO / LA VOZ

CULTURA

Xoán A. Soler

La familia del escritor deposita en la USC el legado personal del escritor, más de 5.000 obras entre las que se incluyen 600 libros dedicados al autor gallego

18 dic 2018 . Actualizado a las 13:24 h.

«A don Ramón del Valle-Inclán. Con todo el afecto y la admiración de Antonio». «A don Ramón del Valle-Inclán. Con admiración constante (en una lectura de veinte años)». Antonio Machado y Jorge Guillén son solo dos ejemplos. Valle-Inclán atesoró una biblioteca de cinco mil volúmenes, entre los que se incluyen 600 libros que otros autores dedicaron al genial gallego. Desde ahora, todos estos fondos, así como traducciones, el archivo familiar y otros textos, serán custodiados por la Universidade de Santiago, tras la cesión de la familia a la institución en la que Valle comenzó sus estudios de Derecho allá por finales del XIX.

Y es que el extravagante y difícil escritor que viaja en el imaginario colectivo no lo era tanto, como demuestra el aprecio que le tenían los autores que le dedicaron sus libros, entre ellos muchos gallegos e hispanoamericanos: «hay muchísimo autor de Hispanoamérica porque en sus viajes y estancias debió generar muchos contactos. Hay que tener en cuenta que toda la obra de Valle suscitó un enorme interés allí, y en particular Tirano Banderas», explica Margarita Santos Zas, directora de la Cátedra Valle-Inclán.

Toda la biblioteca personal pasa así ahora a esta universidad, así como un extenso fondo documental de prensa que Mercedes Alsina Gómez-Ulla y Carlos del Valle-Inclán Blanco, hijo del autor, reunieron entre 1936 y 2006. La USC tiene un plazo de cinco años para catalogar y ordenar toda esta obra antes de abrir al público la Biblioteca Valle-Inclán, que permitirá abrir nuevas puertas en la investigación sobre el padre del esperpento. No será un trabajo fácil porque es necesario revisar el estado de los libros «hoja a hoja y libro a libro, una tarea compleja y complicada en la que el grupo de investigación Valle-Inclán asesorará, pero cuyos criterios serán bibliotecarios básicamente», explica Margarita Santos.