Nobuhiro Suwa: «Las imágenes son la huella de lo real pero, al mismo tiempo, son ilusiones»

Xesús Fraga
xesús fraga REDACCIÓN / LA VOZ

CULTURA

El director japonés Nobuhiro Suwa trabaja con el icónico Jean-Pierre Léaud en un filme de cine dentro del cine

25 abr 2018 . Actualizado a las 08:10 h.

Los 400 golpes, Alphaville, Besos robados, La noche americana... La lista puede leerse como un resumen del mejor cine francés de la segunda mitad del siglo pasado. También es una pequeña muestra de la trayectoria de Jean-Pierre Léaud (París, 1944), el icónico actor que ha trabajado en filmes claves de Truffaut y Godard. Tras colaborar hace dos años con Albert Serra -La muerte de Luis XIV- Léaud estrena este viernes El león duerme esta noche, a las órdenes del director japonés afincado en Francia Nobuhiro Suwa (Hiroshima, 1960), quien además estará el viernes (19.25 y 22.00 horas) y el sábado (11.30) en la sala Numax de Santiago para presentar el filme, una historia de cine dentro del cine.

En una cinta precisamente con ecos de Los 400 golpes y La noche americana, Léaud interpreta a un actor que aprovecha una pausa imprevista en un rodaje para visitar una gran casa donde vivió un amor de juventud. Allí se encuentra con unos muy terrenales niños que ruedan su propia película, pero también los fantasmas del pasado. No es casual que las frases que abren y cierran la película sean «¿Esto es real?» y «Creí que era un sueño».

«Las imágenes son la huella de lo real, pero, al mismo tiempo, son ilusiones que no son reales», reflexiona Suwa. «Creo que la fuerza del cine reside en el punto que separa estos dos polos extremos, y es lo que más me interesa. Curiosamente, estos dos polos extremos no están separados, están pegados como las dos caras de una moneda. Por ejemplo, la presencia imaginaria de un fantasma no se puede distinguir de la presencia real de los seres vivos en una película, todos los seres vivos podrían ser fantasmas en el cine. En el mundo del cine, las figuras reflejadas en el espejo y las figuras reales son iguales, no se distinguen», añade el director.